Puebla, Pue. Con la producción de cubrebocas, batas, cofias, entre otras prendas para el personal médico, 893 maquiladoras en Puebla han podido evitar alrededor de 12,000 despidos en plena pandemia del Covid-19, al migrar a esa fabricación tras seguir suspendidos los pedidos de ropa por parte de tiendas departamentales y las exportaciones.

Federico Carmona Ocañas, presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive) delegación Puebla-Tlaxcala, dijo que la reconversión de realizar artículos de salud ha sido la solución para subsistir a este 50% de las 1,786 empresas afiliadas, aunque sea trabajando a 30% de la capacidad productiva o, de lo contrario hubieran quebrado, situación que perjudicará a cientos de personas que dependen de la maquila en Puebla, la cual genera más de 40,000 empleos.

Refirió que al parar totalmente, no hubieran subsistido los más de 125 días que llevan de contingencia por la pandemia y muchos poblanos que han vivido de esta actividad, serían despedidos sin más remedio.

También puntualizó que la ganancia no es igual respecto a la confección de ropa de temporada para las grandes cadenas departamentales y tiendas de autoservicio, las cuales suspendieron los pedidos desde que se hizo la declaratoria de emergencia sanitaria por parte de la Federación, el 30 de marzo.

Mencionó que hasta personas que no están en el gremio se metieron a la confección de esos productos para obtener algo de ingresos, dejando otras actividades que están paradas por decretos del gobierno estatal al considerarse no esenciales.

La demanda semanal de cubrebocas es hasta de 1 millón a nivel local, por ser de uso corto sobretodo en el sistema hospitalario, los cuales junto con otros productos se hacen por fábricas en Puebla y Tehuacán para tiendas de autoservicio, distribuidores de material médico y farmacias.

Mercado local 

Indicó que exportar estos productos para el sector salud de otros países no es costeable, por ello se enfocan al mercado local y después al nacional, donde las fábricas de otros estados hacen lo propio y están en las mismas condiciones.

Carmona Ocañas comentó que seguirán en esa producción hasta que se supere la emergencia sanitaria, para lo cual no ven una fecha tentativa de regreso a la actividad normal y hay preocupación de permanecer en las mismas condiciones hasta el cierre del presente año.

“No podemos quedarnos cruzados de brazos, cuando muchos poblanos dependen de la maquila para llevar aunque sea la mitad de la quincena en este momento a sus casas y cubrir parte de las necesidades básicas”, ahondó.

Destacó que el material ocupado para las mascarillas es la tela indiolino, que puede ser lavable y en las instituciones de salud es necesario por la atención de pacientes.

Además, exhortó a que las autoridades vigilen la venta de cubrebocas en la vía pública, porque sin cumplir con las medidas de higiene son comercializados por ambulantes, al ser guardados cada uno en bolsas de plástico que no tienen un tratamiento de desinfección.

estados@eleconomista.mx

kg