Querétaro, Qro. La industria de la construcción local enfrenta un incremento en los precios de insumos desde que inició el año, situación que ha derivado en que los presupuestos que se tenían previamente se eleven en promedio 5% durante el primer semestre del año.

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en Querétaro, Álvaro Ugalde Ríos, expuso que este incremento en presupuestos corresponde con el aumento en materiales que son elementales en el desarrollo de cualquier obra. 

“La inflación está muy fuerte en estos primeros meses, eso desestabiliza los presupuestos iniciales, hay que ajustarlos, porque dependiendo de la obra aumenta más o menos (…) La inflación que pega en los materiales y por lo tanto el presupuesto que se tenía de una obra puede ser hasta arriba de 5%”, ahondó.

Un ejemplo, explicó, son el cemento y el acero que experimentan incrementos de 10 y 15% respectivamente, en relación con el año previo.

El aumento final en los costos de la industria de la construcción varía de acuerdo con el tipo de obra que se realice, tanto en sector público como privado.

En la obra pública se desarrollan proyectos principalmente de infraestructura, acciones de mantenimiento, correcciones de drenajes, desarrollo de avenidas y calles; mientras que en la obra privada hay una mayor gama de obras a desarrollar.

Dinamismo

En paralelo al aumento en precios, la actividad de la industria de la construcción retoma un mayor dinamismo en el 2021. Durante el primer trimestre del año, el valor de producción de empresas constructoras en la entidad reporta un crecimiento real de 19.7% a tasa anual, detalla la Encuesta Nacional de Empresas Constructoras del Inegi

El tipo de obra con mejor desempeño en el estado es la edificación, que en el primer trimestre del año registra un crecimiento de 25% en relación con el mismo periodo del año previo.

En seguida, se localizan el valor de producción en obras de transporte con un crecimiento de 7.8% frente al primer trimestre del 2020.

Las obras con menor variación son las de agua, riego y saneamiento que tuvieron un crecimiento de 0.3% en el periodo de referencia. Mientras tanto, las de electricidad y telecomunicaciones registran un descenso anual de 19.4% en el estado. 

Un año atrás, en el primer trimestre del 2020, el valor general de las empresas constructoras en la entidad cayó 37.6%; en ese lapso, las obras de edificación también descendieron 44.9% en relación con el mismo periodo del 2019; las obras de agua, riesgo y saneamiento crecieron 25.5%; las de electricidad y telecomunicaciones avanzaron 5%; las de transporte y urbanización cayeron 36.7 por ciento.

De noviembre del 2020 a marzo del 2021, el valor de producción de empresas constructoras en la entidad reporta cinco meses consecutivos con crecimiento anual real, con variaciones de 7.5%, 1.9%, 31.1%, 22.4% y 5.6 por ciento.  Sin embargo, a los cinco meses con crecimiento le anteceden 15 con caídas anuales en este indicador.

estados@eleconomista.mx