Puebla, Pue. A casi un año de la pandemia de Covid-19, los sectores de comercio, restaurantes y hoteles reportan 12,500 empleos perdidos, por lo que empresarios urgen a las autoridades realizar mesas de trabajo para generar estrategias que ayuden a la reactivación económica y el turismo, porque de lo contrario, se agravará la situación de desempleo.

En rueda de prensa, la presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Olga Méndez Juárez; el presidente de la Asociación Poblana de Hoteles y Moteles, Manuel Domínguez Gabián; el dirigente del Consejo de Comerciantes del Centro Histórico, José Juan Ayala Vázquez, y el director de la Asociación de Centros Comerciales de Puebla (Acecop), Andrés De La Luz Espinoza, coincidieron que generar empleos en este momento es un riesgo, porque las ganancias son bajas.

La presidenta de la Canirac informó que 470 negocios del sector cerraron de forma definitiva y, con ello, 4,000 personas fueron despedidas, ya que las ventas son en su mayoría por pedidos, donde el consumo es menor, mientras que la afluencia a los negocios apenas es de 10% pese a que tienen autorización para recibir a 30% de comensales.

Consideró que esas cifras no dan para paliar la crisis económica que no tiene fecha para remediarse, sino al contrario, se agrava más conforme pasa el tiempo.

Medidas, necesarias

Méndez Juárez admitió que esta situación no es culpa de las autoridades, pero sí ve una falta de medidas para impulsar las actividades económicas sin la necesidad de tener que cerrar en fines de semana, que es cuando más podrían vender.

“Al empresario no se le pregunta qué necesita para trabajar y subsistir, sólo se les ordena cerrar y ya”, apuntó.

En tanto, Domínguez Gabián informó que desde julio a diciembre pasado 5,500 empleos se perdieron por el cierre de 15 hoteles, ya que la ocupación de cuartos cayó a 15%, “no vemos condiciones para recuperarlos mientras el turismo no se reactive”.

El director de la Acecop dijo que 570 negocios desocuparon locales en centros comerciales, de un total de 5,000 espacios que tienen, por lo que sí afecta al dejarse de cobrar rentas de entre 8,000 y 10,000 pesos al mes, lo cual merma gastos operativos en mantenimiento y seguridad.

Por su parte, Ayala Vázquez refirió que 400 negocios quebraron y eso dejó sin empleo a 600 personas, también influenciado por la competencia desleal del comercio informal que sigue en las calles de la zona. Entre comercios del Centro Histórico y complejos de locales, se estiman 3,000 empleos perdidos.

estados@eleconomista.mx