El yerno del rey Juan Carlos I de España, Iñaki Urdangarin, imputado en un caso de presunta corrupción, anunció este martes que deja temporalmente su cargo en Telefónica para evitar que su implicación en esta causa judicial perjudique al gigante español de las telecomunicaciones.

Casado con la infanta Cristina, hija menor de los reyes de España, Urdangarin, de 44 años, está siendo investigado por un juez de Palma de Mallorca (este) por presunta malversación de fondos públicos pagados por dos gobiernos regionales al Instituo Noos, una sociedad de mecenazgo que él presidió entre 2004 y 2006, para organizar acontecimientos deportivos.

"Ante la posibilidad de que el procedimiento judicial abierto y en el que estoy en curso, pudiera tener alguna incidencia negativa para el Grupo Telefónica y para evitar esos posibles efectos, he decidido solicitar a la compañía una excedencia temporal", anunció Urdangarin en un comunicado.

Esta excedencia implica "la suspensión de mi contrato y de mis funciones, trasladándonos mi familia y yo de Washington a Barcelona", agregó.

La infanta Cristina, de 47 años, y Urdangarín, ex jugador de balonmano y dos veces medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Atlanta y de Sídney, residían con sus hijos en Washington desde 2009.

Ese año Urdangarín aceptó allí un puesto en Telefónica, después de que el rey Juan Carlos le ordenase dejar la presidencia del Instituto Noos tras haber descubierto "actuaciones que no eran acordes con sus fines", según una fuente de la Casa Real.

Recordando que en los últimos años ejerció "puestos de alta responsabilidad en el Grupo Telefónica", el yerno del monarca expresó su "intención de volver a desarrollar con la Compañía nuevas actividades en el futuro".

RDS