A poco menos de cuatro meses para la renovación del Senado, es poco “probable” que a la actual Legislatura le corresponda una eventual ratificación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Tendría que convocarse a un periodo extraordinario y que las fuerzas políticas coincidan en la importancia de su análisis antes de que concluyan sus funciones.

Para el panista Héctor Larios Córdova, presidente de la Comisión de Comercio y Fomento Industrial de la Cámara Alta, “lo más seguro” es que sea el próximo Congreso el encargado de analizarlo y aprobarlo.

Y es que el procedimiento no es sencillo. Una vez que se aprueba el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, se debe hacer las traducciones del mismo hasta que todos queden conformes, se programe la firma que en caso de que sean los presidentes, habrá que hacer que coincidan las agendas.

“En el mejor de los escenarios si se cerrara la negociación a finales de mayo, las traducciones estarían hasta finales de junio y la firma en julio, tiene que revisar la Secretaría de Relaciones Exteriores, en agosto se tendría que convocar a un periodo extraordinario y analizarlo y aprobarlo”, dijo en entrevista.

Si se ratificara, abundó, tendría que hacerse un esfuerzo para que sea este Senado al que le correspondiera la eventual ratificación, porque hemos estado imbuidos en el contenido, los diferendos, hemos participado no en las negociaciones, pero hemos acompañado algunas rondas, estamos al tanto del tema.

Aparte, Laura Rojas Hernández, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, coincidió con su compañero de bancada en que, de ser aprobado el TLCAN, este podría ser procesado en un periodo extraordinario.

Sin embargo, detalló que, para llevarlo a cabo, las fuerzas políticas deben coincidir “en que es algo que amerita salir antes de que concluyamos nosotros”. Recordó que frecuentemente sostienen reuniones con funcionarios de la Secretaría de Economía, donde les informan los avances en torno al avance de la renegociación del TLCAN, la última ocurrida hace tres semanas.

“Tenemos que esperar a la siguiente actualización, ya pasaron tres semanas, y ahora no podría decir si hay avances significativos o no. Es un poco lo que han declarado los funcionarios del gobierno y estamos en espera de esa última actualización”, apuntó. Larios Córdova indicó que, para el actual Senado, “sería muy rápido” tomar la decisión de ratificar el Tratado, lo que significaría “un periodo de reflexión largo”, a diferencia de la siguiente Legislatura, que inicialmente tendría que instalarse, nombrar las Comisiones un mes después de esto, y comenzar a conocer el tema.

“Yo creo que, si hubiera esa posibilidad, si valdría la pena hacer un esfuerzo porque lo ratificara, o hiciera el análisis de la eventual ratificación el actual Senado”, dijo.

leopoldo.hernandez@eleconomista.mx