Con la ampliación por un año más del decreto que regula la importación de autos usados de procedencia estadounidense, México apuesta por que las ventas internas de vehículos nuevos continúen al alza, como se mostró en el 2015, periodo en el que la zona de la frontera norte aumentó su comercialización en 36.5% en promedio.

Según la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), el estado con el mayor impacto en mejora de ventas de autos nuevos ante el freno de la importación fue Baja California (por la frontera de Tijuana), con repunte de 63.2%, hasta octubre pasado.

Mientras que Sonora, Chihuahua, Coahuila, Sinaloa y Nuevo León mantuvieron aumento de ventas de entre 41 y 23%, resultado del encarecimiento del dólar, en donde el consumidor optó por adquirir un auto en pesos.

En contraste, la peor venta fue en Tabasco, en la cual la comercialización de autos aumentó apenas 2.5% respecto del año previo. No obstante, las entidades con presencia de inseguridad aumentaron las ventas de autos entre 10 y 15%, como lo es Guerrero y Tamaulipas.

La AMDA refiere que de 1 millón 64,774 autos nuevos vendidos de enero a octubre del 2015, la región centro del país (Guanajuato, Zacatecas, Aguascalientes, Querétaro) concentró casi 25% de las ventas totales, con 247,748 unidades.

Le sigue la zona metropolitana, con 224,703 autos nuevos comercializados en dicho periodo y obtener una participación de 21% del mercado de ventas en el país.

La zona norte y noreste repuntó su participación, al vender cerca de 55,000 autos adicionales respecto del 2014. En el primer caso colocó 168,150 vehículos y en el segundo 71,981 unidades, por el mayor control de autos usados importados.

La Secretaría de Economía publicó el pasado 31 de diciembre que extendió en el 2016 el mismo esquema de importación de autos usados del 2015, en el cual hace referencia a que los amparos interpuestos contra el mismo quedan invalidados por la Suprema Corte de Justicia de la Nación. El nuevo decreto limita la importación de autos usados anteriores al 2005, y aquéllos que deseen ingresar bajo las reglas exigidas de cumplir con el certificado de origen pagarán IVA de 16% y arancel de 1 a 50%, según el modelo.

Por tanto, se limita la circulación de los autos a la frontera y para nacionalizar un vehículo sólo se permiten autos 2007 y 2008 con arancel de 10% más IVA. Esta industria le apuesta a alcanzar el potencial de ventas de 1 millón 800,000 unidades en el 2016.

[email protected]