El inicio de la investigación para imponer aranceles a las importaciones de vehículos y autopartes de origen mexicano, japonés o coreano es una nueva arma del gobierno de Donald Trump para presionar a México a que acepte sus condiciones y logren concretar un acuerdo en principio antes del 31 de mayo.

Ricardo Navarro, vicepresidente de la Confederación de Cámaras de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur), dijo que el presidente estadounidense “va por todas las canicas y presiona las negociaciones”; sin embargo, México no está dispuesto a ceder para alcanzar un Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) light ni mucho menos en condiciones adversas para nuestro país.

El anuncio se inscribe dentro de la presión que Trump continuamente hace, en el “afloja y estira, y ahora, vuelve a jalar la cuerda”.

Abundó que estos siete días seguiremos viendo tiroteos que pueden significar “fuegos artificiales”; sin embargo, el empresario aseguró que salirse del TLCAN sería “costosísimo”, porque de acuerdo con una encuesta aplicada en EU, 77% de los involucrados pugnan por mantener el acuerdo trilateral.

Fuentes cercanas a la negociación calificaron como desafortunado que Trump presione de manera agresiva a México y Canadá, con medidas similares a las que existen en acero y aluminio. “El inicio de investigación tiene el objetivo de revisar si hay afectación a seguridad nacional, en vista de que se ha incrementado el consumo de autos importados y se ha visto afectado la producción manufacturera en EU”.

Por su parte, Alfredo Coutiño, director de Moody’s Analytics, opinó que el anuncio de Estados Unidos de iniciar una investigación sobre si las importaciones de automóviles, camionetas, autopartes y camiones livianos representan una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos, es una “cortina de humo”. Afirmó que no tiene sustento esta investigación y consideró que, más bien, se trata de una táctica del presidente Donald Trump para influir en los negociadores de México y Canadá con la finalidad de llegar a un acuerdo en principio en el sector automotriz, como parte de la actualización del TLCAN.

“A Estados Unidos le interesa cerrar la negociación del TLCAN lo más pronto que pueda. No me extraña que el anuncio automotriz sea parte de la estrategia para que los negociadores lleguen a un acuerdo”, dijo. México es el principal proveedor en volumen de vehículos y autopartes en Estados Unidos, pues alrededor de 24% del total de las importaciones estadounidenses provienen de la industria automotriz mexicana.

EU mantiene la condición de que 40% del vehículo sea fabricado en una zona donde se paguen salarios de 16 dólares la hora en promedio, lo cual es inalcanzable para México.

En Washington, pláticas siguen

Conversan Peña y Trudeau sobre el TLCAN

El presidente Enrique Peña Nieto afirmó, en conversación telefónica con Justin Trudeau, Primer Ministro de Canadá, “que se mantiene optimista en lograr un Tratado de Libre Comercio que beneficie a los tres países”.

La presidencia de la República informó anoche que, por la tarde, los mandatarios intercambiaron impresiones sobre las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que transcurren entre los gobiernos de Canadá, Estados Unidos y México.

“Ambos mandatarios coincidieron en que Canadá y México deben conservar la estrecha comunicación que hasta ahora han sostenido”, precisó el gobierno mexicano a través de un comunicado oficial.

“El Primer Mandatario afirmó que se mantiene optimista en lograr un Tratado de Libre Comercio que beneficie a los tres países”, completó en su reporte la oficina de Comunicación Social de la presidencia de la República.

Por otra parte, en Washington, DC, Juan Carlos Baker, subsecretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía de México, se reunió este jueves con el jefe de gabinete de Lighthizer, Jamieson Greer, continuando con las negociaciones para renovar el TLCAN. (Con información de Rolando Ramos)

empresas@eleconomista.mx