A través de la estrategia “Futuro Libre de Humo”, Philip Morris tiene como propósito central disminuir el daño asociado al consumo de los productos que vende, reemplazando los cigarrillos tradicionales por mejores alternativas para los fumadores adultos.

“Desde hace más de una década tomamos la decisión de ofrecer al mundo un futuro libre de humo. Hemos concentrado esfuerzos en la investigación científica y comercialización responsable de productos sin humo, con la intención de sustituir por completo a los cigarrillos tradicionales. Desde hace un año, esa alternativa está disponible en México. A la fecha, 26,000 mexicanos ya disfrutan las ventajas de un mundo libre de humo. Gracias a nuestro producto de tabaco calentado, se elimina la combustión, y con ello el verdadero problema del cigarro: el humo”, comentó Paulina Villegas, Gerente de Sustentabilidad en Philip Morris.

En el mundo, más de 16 millones de personas usan esta alternativa y, de ellas, casi 12 millones han dejado por completo el cigarro. Paulina Villegas asegura que con una regulación adecuada y con información transparente, buena parte de los 15 millones de fumadores adultos que viven en México podrían elegir el cambio y mejorar sus vidas en el corto plazo.

Cabe destacar que para Philip Morris la gente es el activo más importante, y quienes hacen posible la transformación que viven, por ello promueven un ambiente laboral seguro e inclusivo. Algunos de los reconocimientos obtenidos por las acciones hacia los colaboradores han sido: Top Employers y Equal Salary.

En cuanto a las prácticas agrícolas en campo se ha logrado la eliminación total del trabajo infantil y el respeto por los derechos humanos de los más de 1,500 productores y 5,000 jornaleros que año con año trabajan en la cosecha de tabaco. Asimismo, con el propósito de erradicar el trabajo infantil, más de 1,300 niñas y niños, hijos de los jornaleros que cosechan tabaco, recibieron cuidado, educación, nutrición y servicios médicos a través de los Centros de Atención y Educación Infantil operados en alianza con la Fundación Méxicana de Apoyo Infantil.

En materia de medio ambiente tienen un compromiso con reducir la huella de carbono  y gestionar responsablemente el uso del agua y los residuos, pues cuentan con una Caldera de Biomasa que disminuye las emisiones de CO2 por generación de vapor en un 90%, además de que tienen la certificación Alliance for Water Stewardship (AWS), por una correcta y adecuada gestión del agua en su proceso de producción.

Philip Morris busca tener un diálogo abierto, respetuoso y transparente con reguladores y organizaciones de la sociedad civil para que, con base en la evidencia científica, se promueva una regulación que permita reducir el consumo de cigarros en México. “Si gobierno, empresas y sociedad trabajamos unidos, creemos que sí es posible reducir considerablemente la demanda por cigarros, con el impacto positivo que ello tendría en la salud pública”, puntualizó Paulina Villegas.

viridiana.diaz@eleconomista.mx