El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, no descartó este lunes la posibilidad de aprobar una versión light o “delgadita” del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que no requiriera la aprobación legislativa.

“Creo que por ahora todavía estamos enfocados en un nuevo Tratado de Libre Comercio de Norteamérica que pudiera ser aprobado por el Congreso”, dijo en entrevista con el canal de noticias financieras CNBC. “Pero fácilmente podríamos ver un acuerdo delgadito como una alternativa y eso es algo que el presidente puede considerar”.

En el pasado, el poder Ejecutivo de Estados Unidos ha negociado cambios limitados al TLCAN que no incluyen una enmienda formal y ha implementado estos cambios en la legislación nacional sin que el Congreso promulgue legislación adicional. Por ejemplo, cambios recientes a las reglas de origen fueron llevados a cabo por la proclamación presidencial de conformidad con la autoridad legal existente en la Ley de implementación del TLCAN. Esta implementación siguió a la consulta del Congreso, pero no a una aprobación legislativa específica.

También el Congreso ha delegado autoridad al presidente para ajustar ciertos aranceles en diversas disposiciones de la ley federal. Sin embargo, no está claro si el presidente podría implementar un acuerdo renegociado sobre otros asuntos (por ejemplo, disposiciones de solución de controversias) bajo la autoridad existente sin que el Congreso haga cambios a la legislación de Estados Unidos.

En esa misma entrevista, Mnuchin reaccionó a la pregunta sobre las preocupaciones existentes entre algunos legisladores republicanos acerca de la dificultad que lograr la aprobación de un TLCAN actualizado en la actual legislatura del Congreso.

Indicó que el presidente Trump sigue concentrado en alcanzar el tipo de acuerdo que desean los tres países y después examinará cómo lograr su aprobación legislativa.

Mnuchin dijo haber conversado la semana pasada con sus contrapartes de México y Estados Unidos, y aseguró que existe un deseo de los tres países de completar el acuerdo.

“Vamos a ver adónde llegamos en las próximas semanas. El presidente está involucrado en estas discusiones. Sé que ha tenido conversaciones con Justin Trudeau, así que veamos adónde llegamos. Todavía queremos un acuerdo, es una prioridad para el presidente”, expresó.

Mnuchin comentó además que sigue habiendo asuntos significativos pendientes en las conversaciones con México y Canadá para reformar el TLCAN. “Veremos cómo los superamos en las próximas semanas”, afirmó, agregando que los tres países siguen queriendo llegar a un acuerdo.

En el caso de que el nuevo pacto comercial pasara por el Congreso estadounidense a través de la Autoridad de Promoción Comercial (TPA, en inglés) o fast track, el Ejecutivo debe enviar una carta de intenciones detallada a las dos comisiones pertinentes de ambas cámaras legislativas y consultar el contenido de la misma con ellas durante 90 días.

La TPA otorga al ejecutivo estadounidense la facultad de llevar a cabo negociaciones comerciales, y presentar los acuerdos firmados al Congreso, para que éste los ratifique o desapruebe, sin modificar su contenido. Sin ella, las posibilidades de éxito de cualquier negociación disminuyen seriamente, ya que la administración en curso no puede garantizar que los resultados de la negociación serán aprobados por el Legislativo en sus términos.

[email protected]