Entrevistas MiPymes: Juan Carlos López, propietario de Mantomex de México empresa de mantenimiento de restaurantes

La crisis económica aparejada a la pandemia de salud generada por la pandemia de coronavirus en México ha ocasionado que empresas grandes utilicen a sus proveedores para sortear la disminución de ingresos.

Eso ha colocado en una situación de franca debilidad de pequeñas empresas que proveen de servicios a las grandes cadenas de restaurantes de comida rápida.

Tal es el caso de la empresa Mantomex de México un negocio de 15 empleados, fundada hace cinco años por el empresario Juan Carlos López y que presta ese tipo de servicios.

En entrevista explicó que su negocio consiste en darle servicio de mantenimiento a cadenas de restaurantes, desde cámaras de refrigeración, aire acondicionado hasta pisos y paredes.

Hasta antes de la pandemia tenía tres empleados en Cuernavaca, dos eventuales y uno de planta y en el Valle de México seis de planta y seis eventuales.

Dijo que hasta la semana pasada suspendió la relación con los eventuales y a los siete de nómina les estuvo pagando sus salarios completos, aunque estuvieran en casa siguiendo las medidas de sana distancia dispuestas por la autoridad.

Actualmente ha llegado a un acuerdo con ellos para pagarles sólo media semana de sueldo, y sólo trabajan un día o dos.

El problema es que las medidas para enfrentar la contingencia sanitaria han implicado que su actividad ha bajado hasta 80% porque los restaurantes a los que les dan servicio están cerrados.

“No es sólo el hecho de que haya poco trabajo, sino que no hay liquidez. Mis clientes pospusieron los pagos de lo ya trabajado y cancelaron nuevos proyectos”, explicó.

Dijo que habitualmente trabaja con un financiamiento de 91 días, lo que quiere decir que hace el trabajo y 91 días después se lo pagan.

El problema es que ya lleva financiándole a sus clientes al menos 120 días.

Eso se complica con el hecho de que sus clientes, las cadenas de pizzerías, de comida rápida y comida japones en estos momentos solo facturan el equivalente a 20% de sus vetas habituales y argumentan que no tienen liquidez para pagarle a sus proveedores.

Aunque el trabajo que su empresa realiza cuando esos establecimientos están cerrados, es decir por la madrigada, una vez que ya se hizo la limpieza, actualmente las plazas comerciales no permiten el ingreso a esas horas y sólo dan permiso para arreglar refrigeradores o hacer composturas urgentes.

Dijo que en este momento lo que a su negocio le podría ayudaría a sortear la crisis es algún tipo de ayuda para mantener el ingreso de sus trabajadores. “Vales de despensa o algo que pueda ayudarlos”.

Comentó que el endeudamiento no es una opción. Lo que su negocio necesita es que la normalidad económica regrese, para

que así los comensales vuelvan a los restaurantes de comida rápida, él y su equipo mantenga esos lugares en condiciones optimas para su funcionamiento, solucionen sus problemas económicos y estén en condiciones de pagar a sus proveedores y entonces volver a tener ingresos.

[email protected]