Tesla es un jugador disruptivo del mundo automotriz. Aún joven entre las grandes marcas automotrices, apostó por el segmento premium con ofertas de propulsión eléctrica que rápidamente se colocaron en diferentes segmentos. La unidad probada de esta edición responde al Tesla Model 3, un sedán de cuatro puertas que se planta como el acceso a la gama del fabricante estadounidense, pero con un estilo innovador que hasta ahora no tiene rival en la industria.

Atinadamente diferente

El Model 3 se ubica entre los sedanes premium de entrada; con sus 4.69 metros de longitud total planta cara a conocidos exponentes como el Audi A4, Mercedes-Benz Clase C y BMW Serie 3, aunque en definitiva ninguno puede comparársele en términos de diseño, tacto de conducción pero, sobre todo, en lo que se refiere a la visión de movilidad. El diseño muestra líneas curvas suavizadas que sin duda están trazadas para tratar al aire de la forma más gentil y abonar así a una menor resistencia al avance.

Carece de entradas de aire y por ello el sello particular de su imagen son las unidades delanteras de iluminación. Por los lados hay que tomarse el tiempo para disfrutar del sistema de apertura de las puertas, pues las manijas tienen un extravagante funcionamiento del que se agradece su singularidad.

AUTOMOVIL TESLA MODEL 3 . FOTO :HUGO SALAZAR / EL ECONOMISTA .
Automóvil Tesla Model 3. Foto: Hugo Salazar.

En la zaga la caída del techo y la culminación del tercer volumen aspiran a un aspecto futurista deportivo. Los rines, como otros elementos, quedan a la orden del dueño, quien puede optar por los montados de serie y que son una continuación de su idea innovadora de movilidad, o bien se puede decidir por unos de aspecto más deportivo con un costo adicional. Ocurre lo mismo con el color exterior; sin cargo extraordinario está el blanco pero por 21,600 pesos se accede a los tonos negro, azul y metálico plateado, mientras que por el multicapa rojo hay que poner sobre la mesa 43,200 pesos.

Espacio para cinco

Las dos filas sin contratiempos puente albergan el citado número de ocupantes. Tanto espacio se debe al estilo minimalista en el que una revolucionaria simplificación de funciones se traduce en más centímetros para ambas filas.

Esto se nota en tablero en el que una pantalla táctil a color de 15'' funge como el centro de mando e información, desde la velocidad crucero, el sistema de navegación, sonido o telefonía hasta el detalle de consumo de energía, regeneración de la batería y, por si fuera poco, video juegos y música vía streaming.

AUTOMOVIL TESLA MODEL 3 . FOTO :HUGO SALAZAR / EL ECONOMISTA .
Automóvil Tesla Model 3. Foto Hugo Salazar. 

No más combustión

La versión de esta prueba responde a la versión Estándar Plus, en la que un motor eléctrico impulsa el eje trasero para dotarlo de una sorprende capacidad de aceleración de 5.6 segundos para hacer el 0-100 km/hr y alcanza una velocidad máxima de 225 km/hr con una autonomía de 402 kilómetros, según el ciclo EPA. Una parte de la genialidad con la que Tesla propone una forma diferente de movilidad está en las actualizaciones en línea, mismas que el propietario puede descargar y que pueden ir desde un aumento en la autonomía, en la entrega de potencia o hasta en la funcionalidad de las luces de altas automáticas.

La regeneración de la batería parte del sistema de frenado con sus dos modos de actuación (resistencia ligera y más intrusiva al quitar el pie del acelerador), o mediante el cable y cargador para una toma casera, o bien mediante el adaptador para acceder a la red ChargeNow.

Sin embargo, también están los supercargadores Tesla, que pueden llevar la pila al tope de su capacidad a una velocidad de hasta 100 kW en menos de 20 minutos; el tiempo dependerá del nivel de carga que tenga en ese momento. El costo, considerando que la capacidad de la batería es de 60 kWh, sería menor a los 100 pesos considerando la tarifa de consumo básico de la Comisión Federal de Electricidad de 0.79 pesos por cada uno de los primeros 75 kWh.

Conclusión

No hay razón para temer por una limitación en temas de autonomía, la creciente red de cargadores, la asistencia en tiempo real para localizar centros de carga y la facilidad para cargarlo mientras descansamos superan cualquier necesidad de reabastecimiento. A ello hay que sumar una forma diferente y revolucionaria de transportarnos de forma inteligente en un automóvil.

[email protected]