Respecto a la tensión que se ha desatado entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y los organismos autónomos, particularmente los energéticos como la Comisión Reguladora de Energía (CRE), analistas consideran que existe animadversión del primer mandatario contra un modelo y no contra los órganos o funcionarios, lo que puede vulnerar la imagen y el clima de inversión sectorial.

Incluso antes de tomar el cargo presidencial, López Obrador ha manifestado su postura en contra de los reguladores energéticos, lo que ha derivado en renuncias de comisionados, recortes presupuestarios, señalamientos constantes de López Obrador en sus conferencias en que incluso asegura que los funcionarios llegaron a sus puestos para servir a las empresas privadas, que tienen la misión de acabar con Pemex y la CFE y finalmente las recientes acusaciones de conflictos de interés y hasta lavado de dinero en actividades de parientes del presidente de la CRE, Guillermo García Alcocer, situación que deberá solucionarse en el corto plazo para reducir la incertidumbre del sector energético mexicano con las bajas en las notas crediticias particularmente a Petróleos Mexicanos (Pemex).

En su conferencia matutina, Andrés Manuel López Obrador aseguró que sostendrá una reunión con el presidente de la CRE, Guillermo García Alcocer, tan pronto como lo permita su agenda, como un derecho de audiencia que debe otorgarle luego de las acusaciones realizadas en su contra sobre un presunto conflicto de interés que involucra a dos parientes políticos del titular del regulador y las actividades que realizan en empresas relacionadas con el sector energético, que derivó en una investigación que no inició tras el envío de ternas para nuevos comisionados de la CRE por parte del Ejecutivo.

“Eso no, ya teníamos, y él lo sabía, las pruebas de que hay conflicto de interés, o sea, antes de que él criticara las ternas, yo puedo probar que ya se tenía la investigación, incluso puedo hasta pensar que por eso criticó las ternas, porque ya sabía que existía una investigación, una investigación sobre conflicto de intereses no se hace de un día para otro”, dijo.

Daño al debido proceso

La socia fundadora de Brilliant Energy e investigadora de Rice University en Texas, Miriam Grunstein, consideró que de existir cargos que en verdad puedan fincarse sobre García Alcocer, el Senado debe iniciar el procedimiento de destitución del cargo, ya que de lo contrario únicamente se viola la presunción de inocencia del servidor, dañando sus derechos por una persecución hacia los reguladores del sector que inició desde que López Obrador era presidente electo.

“Si tienen algo que imputarle que sea por la vía jurídica, no por estas vías irregulares que estamos observando”, expuso. Hasta lo mostrado hoy las pruebas de conflicto de intereses no son contundentes y sólo muestran las actividades de parientes del titular de la CRE, sobre las cuales no hay evidencia siquiera de conocimiento de García Alcocer. Además, Grunstein consideró que la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda debería actuar con mayor independencia.

Arturo Carranza, especialista en energía de la consultoría Mercury, recordó que el presidente aseguró que se va a iniciar una investigación, por lo que utilizó su conferencia para hacer señalamientos sin una sentencia administrativa o judicial de por medio.

“El debido proceso no se ha cumplido, es decir, el derecho del imputado a conservar la presunción de inocencia”, expresó, “el gobierno está ante la oportunidad de respetar las reglas, seguir el debido proceso y reducir la incertidumbre que se vive en el sector y dar una buena imagen de legalidad que se espera de una nueva administración”.

AMLO no desiste

Sin embargo, López Obrador insistió en su crítica hacia los organismos autónomos, cuyos titulares o integrantes —consideró— fueron parte de la corrupción en gobiernos anteriores, por lo que gracias a su facultad de proponer nuevos comisionados buscará que los reguladores funcionen mejor.

“Ahí tenemos posibilidad de limpiar todo ese cochinero que dejaron con la reforma energética”, dijo López Obrador, “entonces, van a cambiar las cosas. Además, eran tan ineficientes estos organismos que ni siquiera les daban permiso de trabajo, de exploración, de crear plantas para la generación de energía al sector privado. Una solicitud que se hacía a un organismo de este tipo se llevaba seis meses, ocho meses, un año para que resolviera; ni a Pemex le daban permiso. No, algo totalmente absurdo, creado con la reforma energética”.

Crónica de desencuentros:

Noviembre 2018

Juan Carlos Zepeda, presidente de la CNH, anuncia su renuncia al cargo. Guillermo García Alcocer declara que permanecerá al frente de la CRE hasta concluir su mandato. Diversas fuentes hablan de que la todavía no nombrada secretaria de Energía, Rocío Nahle, pidió la renuncia de ambos, versión que ella niega.

Diciembre 2018

El Congreso aprueba reducciones de la tercera parte al gasto para la CRE y la CNH en la ley de ingresos del 2019.

Renuncia a la CNH el comisionado Héctor Acosta, con lo que el regulador se mantiene con cinco comisionados.

Renuncian a la CRE los comisionados Neus Peniche y Marcelino Madrigal, a la par de que Jesús Serrano Landeros concluye su periodo como comisionado.

Enero 2019

Renuncia la comisionada de la CRE Montserrat Ramiro, con lo que al quedarse con tres comisionados el órgano de gobierno del regulador está impedido para sesionar según la ley.

Febrero 2019

El comisionado de la CNH Gaspar Franco deja entrever su posible renuncia al regulador.

Ante cuestionamientos, Andrés Manuel López Obrador asegura que los comisionados de la CNH y la CRE llegaron a sus puestos para defender a las empresas privadas y debilitar a Pemex y la CFE.

El presidente envía cuatro ternas para cubrir las vacantes de comisionados a la CRE, en las que sólo un aspirante tiene experiencia en el sector eléctrico. En sus comparecencias, algunos candidatos exhiben un dominio limitado o nulo de términos del sector.

Ante un cuestionamiento sobre las ternas enviadas, el presidente Andrés Manuel López Obrador asegura que el presidente de la CRE tiene conflictos de interés y que las pruebas serán mostradas tres días después.

Guillermo García Alcocer, comisionado presidente de la CRE, muestra en conferencia su declaración de intereses presentada en el 2016, donde mencionó que tiene dos parientes políticos laborando en una empresa no regulada proveedora eólica y en una transportista de gas, de cuyos asuntos en la CRE él se excusa de opinar.

Tres días después, la Secretaría de la Función Pública, la Unidad de Inteligencia de la Secretaría de Hacienda y la Secretaría de Energía muestran una investigación en la que aseguran que los dos parientes del presidente de la CRE tienen nexos con ocho empresas del sector y en algunas hay indicios de lavado de dinero. Piden al funcionario que renuncie mientras se realiza la investigación.

Guillermo García Alcocer cita nuevamente para desmentir las acusaciones en su contra, mostrando las actas de las sesiones del órgano de gobierno que lo respaldan y pide audiencia con el presidente López Obrador.

AMLO acepta la propuesta de audiencia con el presidente de la CRE, aunque asegura que la investigación sigue en curso y que con nuevos funcionarios limpiará al regulador de la corrupción que dejó el gobierno anterior.

[email protected]