Los operadores de telecomunicaciones y los proveedores de servicios de Tecnologías de la Información podrían verse beneficiados por la cancelación del contrato marco en materia de licencias de software que anunció la Secretaría de Hacienda y Crédito Público el 3 de mayo pasado. De acuerdo con Alejandro Vargas, gerente de Investigación y análisis de Select, esta cancelación supone una oportunidad de negocio para las empresas que entregan el software como servicio.

“Se trata de una oportunidad para quienes entregan el software y la tecnología como servicio, porque supone el entregar valor en medio de la austeridad. Sin lugar a dudas, el mercado de software, además de toda la presión que está enfrentando por temas de transformación de los modelos de negocio, en México está particularmente presionado por la austeridad”, dijo Vargas durante la presentación de los resultados del Sistema Servicio de Información Continua para la Alta Dirección (SICAD) de Select.

El analista dijo que además los modelos de operación de aplicaciones y de nube pública implican mayor eficiencia en materia de gasto, porque los costos se difieren a lo largo del contrato de prestación de servicios, lo que se opone al pago de licencias y al costo de mantenimiento y actualización de estas.

En enero del 2014, como parte de la ejecución de la Estrategia Digital Nacional de Enrique Peña Nieto, la Secretaría de la Función Pública suscribió el primer contrato marco para la adquisición de licencias de software con las compañías tecnológicas Google, Microsoft, Oracle y Asesoría y Consultoría en Software, cuya vigencia fue ampliada en tres ocasiones, hasta octubre de 2018. La renovación de este contrato para el periodo del 2019 fue cancelada por la Secretaría de Hacienda, a la que se le otorgaron, con el cambio de administración, facultades de contratación y adquisición de tecnología.

Existen tres modelos de entrega de aplicaciones de software en el sector de TI. El de licencias, es decir el modelo tradicional en el que los productos de software se venden a través de licenciamientos y actualizaciones anuales; también está la operación de aplicaciones, en la que se establece un contrato de servicio de administración de aplicaciones de negocio, con el cual el proveedor es responsable de cumplir con los acuerdos de servicio y mantenimiento. A estas se ha sumado más recientemente la nube pública, un modelo en el que las aplicaciones se adquieren como un servicio bajo demanda a través de Internet.

Aunque los fabricantes, como Microsoft, SAP, IBM y Oracle siguen manteniendo la mayor parte del mercado de aplicaciones y un crecimiento de 8.7% en los últimos tres años, tanto estos como los canales mayoristas de venta siguen manteniendo la mayor porción de su facturación en el modelo de licencias, mientras que los proveedores de servicio y los operadores de telecomunicaciones han distribuido la venta de aplicaciones de software en los modelos de operación y de nube pública, a tal grado que para 2020, Select prevé que 53% del mercado de aplicaciones se ofrezca como servicio.

“El software se está volviendo sumamente dinámico y curiosamente los proveedores de software, que son justamente los que están más cercanos a habilitar la transformación digital, también tienen una necesidad imperiosa de transformarse, de no quedarse atrás, porque las nuevas empresas de operación de aplicaciones y las que están basadas en la nube están transformando el mercado de una forma impresionante”, dijo.

Mientras que la facturación de industria de servicios de TI creció 3.5% en el primer trimestre del 2019, las aplicaciones de software lo hicieron a un ritmo de 7.3% en el mismo periodo, con lo que ingresaron un total de 5,900 millones de pesos en México. Esta tendencia se ha mantenido en los primeros trimestres de los últimos dos años, en los que la facturación de aplicaciones ha crecido, en promedio, 4% por encima del sector de TI.

El mundo es híbrido

Ricardo Zermeño, director general de Select, dijo que el contrato marco es sólo una guía para la adquisición de software, que puede convertirse tanto en un habilitador como en una barrera. “El que no haya un contrato marco no implica que se prohíba la adquisición de software”, dijo Zermeño.

Recordó que en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 se muestra un recorte de 22% en la adquisición de tecnología y que el sector más afectado es justamente el de software, que se redujo 76.4 por ciento. “Hay un discurso muy explícito de parte del presidente de que no van a renovar la compra de equipo y aunque en la ley de austeridad ya no viene de manera expresa el que van a abandonar el software de marca por el software libre, sí hay una intención”, dijo Zermeño.

El analista agregó que la industria se encuentra ante una nueva realidad que hay que entender.

“Habrá que hacer nuestro trabajo para que promovamos las herramientas de código libre, lo que no implica que abandones el legado tanto a la medida como de marca, porque la gran oportunidad es la orquestación de la nube híbrida”, dijo.

En entrevista, Zermeño enfatizó que el gobierno debe aprovechar todo el legado de herramientas tecnológicas tanto a la medida como de marca para migrar sus soluciones hacia la nube. “El código abierto y el software libre son herramientas claves y estratégicas, pero eso no quiere decir que abandones el legado de soluciones a la medida y de marca que ya tienes. Yo creo que el mundo es híbrido”, remató.

[email protected]