Monterrey, NL. Frente a la coyuntura de la ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y la guerra comercial de Estados Unidos con China, Nuevo León podría resultar beneficiado de este entorno, dijo Carlos Serrano Herrera, economista en jefe de BBVA de México. 

“Nuevo León está en una situación extraordinaria en esta coyuntura, es de los estados o el que más se puede beneficiar: ofrece una buena infraestructura, una excelente logística para conectarse con Estados Unidos, uno de los niveles de capital humano y capacitación más altos”, comentó al término de la conferencia La Economía de México: Retos y Oportunidades

Serrano Herrera consideró que la entidad debería tener una política activa para atraer más inversiones en un contexto donde será más complicado para las empresas estadounidenses invertir en China. 

Los sectores donde se abre una oportunidad de inversión es el de autopartes, “ahora va a haber mayor contenido regional, más autopartes se van a tener que producir en la región, electrónicos, servicios de transporte para la exportación, servicios de logística porque va a haber más importación por el comercio electrónico y farmacéuticos”. 

Durante la conferencia, Serrano Herrera explicó que por una parte México tendrá que aprovechar el aumento del contenido regional ya que un automóvil antes debía cumplir con 62.5% de las piezas hechas en la región para tener un arancel cero y ahora se incrementará a 75 por ciento. 

La otra coyuntura es que de los 5 puntos porcentuales de manufactura que perdió China el último año, México capturó 1 punto, “es el país que más puede beneficiarse”, por la guerra comercial entre China y Estados Unidos, problema que podría continuar. 

Crecimiento del país 

Por otra parte, la perspectiva de BBVA México es que la economía crecerá 1.5% del Producto Interno Bruto (PIB) este año, cifra superior a la expectativa de 0% para el cierre del 2019. 

“En esta administración hay decisiones buenas que los inversionistas perciben: compromiso con finanzas públicas estables, respeto a la autonomía del Banco de México y compromiso por mantener relaciones con Estados Unidos”, destacó. 

Sin embargo, consideró que es necesario hacer algo para aumentar la recaudación con un esfuerzo de Reforma Fiscal, de lo contrario el gobierno va a tener presiones entre el 2022 y el 2023, lo que podría afectar a la calificación crediticia del país. 

Añadió que para revertir la caída de producción de Petróleos Mexicanos (Pemex) desde el 2004 se requiere de una inversión de 20,000 millones de dólares al año. 

“Sin la inversión privada no existe espacio fiscal para reactivarla, por ello es fundamental buscar esquemas donde se atraiga inversión privada (en hidrocarburos), son positivos para el país, le trae beneficios al gobierno porque tienen porcentajes de regalías importantes, creo que el único camino realista para atraer inversión es con la inversión privada”, enfatizó el directivo. 

Argumentó que no es suficiente con los contratos de servicios, pues lo que se necesita son inyecciones de capital en el sector de hidrocarburos. 

estados@eleconomista.mx

kg