Movilidad y ambiente son dos de los seis elementos básicos que asumen las ciudades que han decidido transformarse en smart cities, como Puebla, Tequila, Guadalajara y Querétaro, y la utilización de sistemas inteligentes es una alternativa a la concentración poblacional en las urbes, pues facilita la vida a la gente.

“Corresponde a los gobiernos entender e incluir la movilidad dentro de los planes estratégicos de desarrollo, pues ésta es una necesidad básica de las personas en las ciudades. La inversión en infraestructura básica da soporte a los servicios de movilidad, implica también bajar a la gente de los automóviles al ofrecerles servicios de movilidad inteligentes”, sostuvo Aldo Alarcón, director general de Mobility ADO.

ADO nació hace casi 80 años como empresa de transporte foráneo de pasajeros; a partir del 2013, con la adquisición de la transportadora española de pasajeros Avanza, se transformó en una multinacional que se planteó los objetivos de brindar servicios de transporte seguros, inteligentes y eficientes, proyecto que consolidó este año bajo la denominación Mobility ADO.

En México, tiene en sus operaciones el transporte foráneo de pasajeros, a través de la empresa camionera y, en la Ciudad de México, el Centro Informativo de Transporte Inteligente de la Red Metrobús, el cual monitorea las siete líneas que integran este sistema. Además, administra el servicio de la Línea 3 del Metrobús, el Turibus y los Turituor. En la ciudad de Puebla, opera la Línea 2 de la Red Urbana de Transporte Articulado.

El concepto, desarrollado inicialmente en España para trayectos de larga distancia y cercanías, integra servicios “desde que el cliente planea su viaje hasta la última milla de su destino, con soluciones de movilidad ante el tráfico vehicular en las ciudades”.

El desarrollo vive así un “proceso de integración de las mejores prácticas de transporte de España, de México y del mundo. Accedemos a la tecnología que se produce en diferentes latitudes del planeta, con lo cual se coadyuva en la solución de los problemas del tráfico excesivo que se vive en las urbes”, explicó.

En España, opera un sistema similar, con 450 espacios en diversas partes del país, donde confluyen diferentes modos de transporte de pasajeros, para combinar el transporte de pasajeros de largo recorrido con servicios interurbanos. Asimismo, en Zaragoza opera el tranvía y más de 300 autobuses; en Granada, el Metro, y en Madrid, Andalucía, Alicante y Salamanca da servicio interurbano.

En el 2015, el Inegi registró que 62% de la población urbana se agrupaba en 74 zonas metropolitanas. En tanto que el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático reportó que en el 2016 el transporte de pasajeros participó con 39% de las emisiones de CO2, un parque vehicular de 45.5 millones de vehículos en el país, de los cuales en la CDMX circulan 4.5 millones.

[email protected]