En 23 meses se ha legitimado el 0.98% de los contratos colectivos de trabajo existentes, con una participación sindical de 683 organizaciones que se han registrado en la plataforma de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS). A ese ritmo, no se cumplirá con la esta obligación que concluye en mayo de 2023, afirmaron dirigentes sindicales.

Reunidos en el conversatorio "El futuro del sindicalismo a la luz de la conmemoración del día del Trabajo", expusieron que será prácticamente imposible que se cumpla con la obligación que se estableció como parte del Capítulo 23 del T-MEC, “será necesario que se piense en una prórroga”, apuntó Rodolfo González, secretario general de la CROM.

Claudia Esqueda, integrante de la Barra Mexicana de Abogados, afirmó que “la realidad es que no hemos avanzado en dos años ni en 1%, y ante todos estos tropiezos, y los cambios en el protocolo que se la han venido poniendo nuevas imposiciones, y que hoy lo retoma el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, el balance no es bueno, no dejará fortalecido al movimiento obrero. Tenemos un largo proceso para caminar”.

Agregó que si la reforma laboral buscaba, en aras de fortalecer a la industria y evitar extorsiones que provocan los contratos de protección que son un círculo vicioso, “creo que lejos de tener un beneficio tendremos una menor fuerza del sindicalismo”.

Ricardo Espinoza, destacó que “los sindicatos internacionales tienen interés en involucrarse en México; es más el gobierno mexicano lo sabe y provoca que sucedan cosas; una cosa es que el sindicalismo se internacionalice, y otra la intromisión sindical, no es igual. Sólo debe haber acuerdos y solidaridad, el gobierno sabe porque los sindicatos democráticos americanos están muy atentos de lo que hacemos”.

Los representantes sindicales, en el que también estuvo el cetemista Tereso Medina, coincidieron en que es indispensable buscar unidad de los trabajadores; pues el sindicalismo tiene que transformarse.

Cabe destacar que algunas de las razones por las que los sindicatos no han cumplido con el proceso de legitimación, entre otras razones, está que es complicado; porque se esperaba la creación del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral para no tener que hacer dos veces el trámite  -a pesar de que la autoridad dijo que no sería así- y hay quienes ven en la pandemia un obstáculo para realizar la votación directa, libre de los trabajadores.

Desde el 1 de mayo, el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral tomó el control de las legitimaciones y publicó los lineamientos, entre los puntos que se destacan son: que la STPS pasará todos los contratos legitimados al Centro; y concluirá con los procesos que iniciaron, previo al 1 mayo de 2021. Las autoridades laborales estiman que hay más de 500,000 contratos a legitimar.

pilar.martinez@eleconomista.mx