La multinacional alemana Siemens anunció una inversión de 300 millones de pesos para sus operaciones en México, de los cuales 100 millones serán destinados a la investigación y desarrollo (I+D) para impulsar la competitividad de los productos que manufacturan en las plantas de Monterrey, Querétaro y Guadalajara. El desembolso fue anunciado por Alejandro Preinfalk, presidente y CEO de Siemens México, Centroamérica y el Caribe, en el marco de la segunda edición del  Industrial Transformation México (ITM).

Por su parte, el vicepresidente de Smart Infrastructure para Siemens México, Centroamérica y el Caribe, Marco Cosío, dijo que debido a que la producción incrementó en más de 30%, se generaron en los últimos meses más de 1,500 nuevos empleos para el norte del país.

Con esta inversión, Siemens busca continuar impulsando la producción de las industrias claves de México como la automotriz y cervecera, donde la empresa provee 60% de la tecnología, además de tener presencia en 65% de las unidades mineras y en 76% de las plantas cementeras de la República, además de su participación en más de 50% de la electricidad que se distribuye en todo el país.

El directivo también puntualizó que el camino a un mundo poscovid debe de ir acompañado de la digitalización, y las ciudades inteligentes, por lo que durante la conferencia de presentó en un recorrido virtual la Siemens Virtual City, su proyecto de innovación en movilidad, industrias e inmuebles.

Al respecto, Marco Cosío comentó que “En Siemens tenemos una comprensión de la sustentabilidad y por ello hacia 2030 seremos carbono neutrales, para que todo lo que estamos produciendo se haga de manera renovable y limpia. En México contamos con un plan de descarbonización basado en tres pilares: eficiencia energética, consumo de energías renovables y el uso de energía descentralizada -como la fotovoltaica-”.

De la misma forma, Preinfalk comentó que la crisis sanitaria causada por el Covid-19 fue un desafío que obligó a la reinvención e innovación Siemens. Aseguró que se implementaron todas las medidas sanitarias y de seguridad para todos sus colaboradores para garantizar el suministro de los productos que manufacturan en todas sus fábricas.

“El Covid trajo una nueva forma de trabajo, lo que nos permite colaborar a distancia y seguir siendo productivos. En Siemens implementaremos una forma de trabajo híbrida con la posibilidad de realizar actividades laborales remotas dos o tres días a la semana”, agregó Preinfalk. Siemens dijo estar comprometido con  la generación de empleos por ello dejó claro que para lograr una implementación exitosa, no basta con contar con la tecnología de punta en las plantas pues la capacitación del recurso humano es clave.

empresas@eleconomista.mx