El sector primario de la economía mexicana es el que tiene la mayor probabilidad de automatización laboral, con un valor de 97.8%, seguido por el sector de servicios de alojamiento y preparación de alimentos (90.1%), la construcción (85.1%) e industrias manufactureras (81.4%), de acuerdo con un estudio del Banco de México (Banxico).

En contraparte, las de menor riesgo son los servicios educativos (16.1%), servicios de salud y de asistencia social (19.5%), y con 22% de probabilidades los servicios culturales, deportivos y otros servicios recreativos.

El Banxico publicó recientemente el estudio La Automatización en México desde una Perspectiva Regional, en el que analiza las posibilidades de automatización del empleo en diferentes sectores económicos, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo que elabora el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Banxico advirtió que, globalmente, la economía ha experimentado una automatización del empleo, “definida ésta como la sustitución de procesos productivos que se realizan, parcial o totalmente, con intervención humana, por técnicas de producción en las que se utilizan equipos controlados por computadora”.

Para el caso de nuestro país, en el periodo referido, se concluye que dos terceras partes de la población ocupada se emplean en actividades económicas con una alta probabilidad de automatización. El promedio nacional de actividades que se automatizarían es de 68.5%; 7.4% tiene una probabilidad media, y 24.1% una baja probabilidad, de 20 actividades económicas analizadas por el Banxico.

Ante este escenario, GINgroup coincide con el Banxico en la necesidad de continuar impulsando políticas públicas que permitan atender los requerimientos del mercado de trabajo en el marco de la automatización.

[email protected]