Este 2018 la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) anunció que invertirá 8,000 millones de dólares, con miras a que la industria alcance una expansión de 4%, cuando en el 2017 fue de 2.8 por ciento.

“Este año estamos hablando de una inversión de quizá 7,000 y 8,000 millones de dólares, es una derrama que se va a distribuir en todo el territorio nacional”, informó Alejandro Kuri Pheres, presidente de la AMPI.

Detalló que en los últimos cinco años la Asociación ha invertido 32,000 millones de dólares, un promedio de 6,400 millones de dólares al año, sumado lo proyectado para este año, el sexenio cerraría con 40,000 millones de dólares invertidos por parte del sector inmobiliario privado, superando el aproximado de 25,000 millones de dólares del pasado sexenio.

Los proyectos de impulso este 2018, refirió, estarán relacionados con el corredor industrial de Querétaro-Monterrey, el Bajío, Riviera Maya, Riviera Nayarit, y la zona fronteriza.

“Este año habrá mayor dinamismo en la zona del Bajío, específicamente en el corredor industrial Querétaro-Monterrey (...) que incluye ciudades importantes como San Luis Potosí, Guanajuato, Monterrey, Zacatecas, en donde habrá parques industriales, logística, distribución de productos y proveeduría y que está detonando inversiones muy importantes en la región”, comentó Kuri Pheres durante la conferencia “Nuevas inversiones para el sector inmobiliario en México”.

Agregó que la zona fronteriza es potencial debido a los pensionados de Estados Unidos teniendo como destinos predilectos Baja California, Puerto Peñasco, Tijuana, Rosarito y Ensenada.

CERTIFICADOS CONTRA SISMOS, PROYECTO FALLIDO

El proyecto de la AMPI de que las viviendas contaran con certificados contra sismos fue un proyecto fallido.

“Mientras muchos de los que participamos o tratamos de impulsar ese proyecto lo hicimos pensando en la población, una gran parte de los participantes lo hicieron pensando en un negocio, desafortunadamente fue un proyecto fallido“, dijo Alejandro Kuri Pheres.

El proyecto que buscaba que la certificación se convirtiera en un valor agregado a los inmuebles y en una ISO fue presentado en septiembre del 2017 —después de los sismos— por la AMPI en colaboración con el Instituto Sismológico de la Universidad Nacional Autónoma de México.

[email protected]