La comercialización de vehículos ligeros nuevos en México continuó afectada por la pandemia Covid-19 durante junio pasado, cuando se vendieron 62,837 unidades, que representa disminución de 41.14% respecto al año pasado, aunque la reactivación económica en algunos estados del país logró atenuar la caída, consideró la industria automotriz.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), el número de autos vendidos por la industria automotriz durante junio representa la cifra más baja en una década, en tanto de la caída en ventas fue la más pronunciada para un mes igual desde 1995, cuando la comercialización se vino abajo 76.5% en el clímax de la crisis económica interna del país ese año.

Guillermo Rosales, director adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), destacó que las ventas de automóviles se mantienen por el consumidor que adquiere unidades por la vía electrónica y telefónica, así como la reactivación de la economía en algunas regiones del país.

Esto permitió que la estimación de la AMDA para el mes de junio fue de 61,186 unidades en el primer escenario que, al compararlo con las ventas reales, revela que la caída fue menor de lo esperado.

“El deterioro de la confianza empresarial y de los consumidores se encuentra en los niveles más bajos desde que se lleva registro, así como la pérdida de empleos, con lo que el entorno continuará siendo negativo”, lamentó el directivo.

La venta de vehículos ligeros nuevos durante el mes de junio continuó siendo afectada, , tanto por la suspensión de actividades en los pisos de venta en la mayor parte del país durante la mayoría de los días hábiles del mes, así como por la crisis económica que se ha incrementado por la situación sanitaria.

En lo que respecta a los datos acumulados al primer semestre, el Inegi informó que fueron vendidas 436,445, que representa descenso de 31.9% comparado con enero-junio del 2019, cuando se comercializaron 640,510 unidades.

Las marcas que reportaron mayor descenso porcentual en junio fueron: Jaguar con -91.7%; Isuzu con -78.6% y Baic -71.5%. En el acumulado semestral también fueron Jaguar con -72.6%; Baic con -59.2% e Isuzu -58%.

Porsche fue la única marca con resultados positivos en junio al registrar 6.7% de crecimiento por la venta de 127 unidades respecto a 119 del sexto mes de un año antes.

“Las distribuidoras de vehículos automotores han realizado un esfuerzo muy importante para atenuar los impactos negativos de la suspensión de actividades manteniendo operaciones de atención a los clientes de forma remota”, resaltó Guillermo Rosales.

[email protected]