En el primer foro de encuentro entre actores del sector salud en México, que se llevó a cabo en las instalaciones del periódico El Economista, figuras de la Iniciativa Privada e instituciones públicas de salud destacaron la falta de eficiencia en los primeros niveles de atención médica, situación que contribuye al aumento de enfermedades crónicas en el país y del gasto de bolsillo que los mexicanos invierten para mantenerse sanos.

Autoridades destacaron que en este nuevo rediseño del sistema de salud están tomando como prioridad las primeras atenciones de enfermedades crónicas, además de la educación y el mejoramiento de los entornos.

En la mesa de análisis “Fortalecimiento de políticas públicas enfocadas a la prevención”, el doctor Ruy López Ridaura, titular del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades, destacó que uno de los problemas que imperan en más de una institución de salud pública es la aplicación tardía de tratamientos, además de la falta de protocolos de atención de aplicación sencilla y dirigida a localidades específicas.

“En cáncer, en general tenemos este problema de políticas dirigidas al tamizaje pero que no están armonizadas con la confirmación, diagnóstico y tratamiento. Y tenemos muchos pacientes en tamizaje, pero pasan meses y meses para comenzar el tratamiento, tenemos que ser mucho más rápidos en el tratamiento y la detección de complicaciones”. Destacó que en México la sobrevida después de un tratamiento en leucemia en infantes es todavía menor a 60%, cuando en otros países es de alrededor de 90 por ciento.

Cambiar de paradigmas

“Sin duda, la atención al primer nivel es fundamental en el país relacionado con el sobrepeso, la obesidad, diabetes e hipertensión es un problema que no atendimos oportunamente, y ahora en México hay 6 millones de hombres y mujeres que viven con insuficiencia renal, entre otras afecciones, esto evidentemente habla mal de nuestro primer nivel de detección”, dijo el doctor José Santos Preciado, director del Consejo de Salubridad General.

Juan Rivera Dommarco, director general del Instituto Nacional de Salud Pública, hizo énfasis en que no puede haber acceso a la salud sin protección financiera, por lo que es importante en el diseño del nuevo sistema de salud, asegurar que paulatinamente vaya disminuyendo el gasto de las familias en salud.

[email protected]