En abril cada vez más mexicanos buscaron un empleo como complemento al que tienen y que permite incrementar sus ingresos, así en el cuarto mes del año se reportó una tasa de 7.4% de la población ocupada, cifra superior a 6.8% de mismo mes del 2018, así como a la del mes inmediato anterior (7.2%); en estas condiciones hay un total de 4 millones de personas. Se trata del nivel más alto desde septiembre del 2017.

En su reporte mensual el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) detalló que en un año se sumaron 386,583 personas a una subocupación; en tanto que la tasa de condiciones críticas de ocupación se ubicó en 17.52% de la población ocupada (cifras originales), menor a la de 19.5% del mes inmediato anterior aunque para un abril es la más alta al menos desde el 2005, último dato disponible del Inegi.

En estas condiciones se encuentran 9.4 millones de trabajadores en el país; de tal manera que tienen un empleo en donde el salario es menor al mínimo, o tienen una amplia jornada laboral que impide tener una empleo de calidad.

Por otra parte, el desempleo en el país afectó a casi 2 millones de personas en el país, al reportar en el mes de abril una tasa de desocupación de 3.5%; cifra mayor respecto a 3.4% que se registró en el mismo mes del 2018, con datos ajustados por estacionalidad.

Pegan a hombres subempleo y empleo precario

En el cuarto mes del año, de acuerdo al género, los hombres tuvieron la mayor afectación en cuanto a empleo precario, pero también fueron quienes tuvieron mayor incorporación al subempleo.

Datos del Inegi detallaron que en abril la tasa de participación de los hombres ocupados en un subempleo fue de 8.38%; tasa superior a la de un mes antes que se ubicó en 7.18%, y, un año antes, en 7.56 por ciento.

Considerando las tasas críticas de participación, para los hombres alcanzaron niveles de 18.66%; mientras que un año antes éstas se encontraban en 15.92%; sin embargo, un mes previo eran más elevadas, de 20.55% de la población ocupada. En el caso de las mujeres tuvo incremento en su comparación anual de 3.14 puntos porcentuales para ubicarse en abril de este año en 15.71 por ciento.

Al respecto, José Luis de la Cruz, del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, comentó que “la tasa de desocupación crece al mismo tiempo que las condiciones críticas de ocupación aumentan y el IMSS reporta una tendencia a la baja en su registro de trabajadores. La desaceleración que vive la economía, recesión en el sector industrial y la pérdida de empleos en el sector público que el sector privado no puede asimilar por la tendencia negativa que se observa en la mayor parte su actividad económica”.

Respecto a la informalidad laboral, el Inegi informó que la informalidad que reportó un repunte en el cuarto mes de la año fue la que corresponde a la población ocupada en unidades económicas no agropecuarias que operan sin registros contables.

[email protected]