Tras los resultados que otorgó la mayoría en la Cámara de representantes al partido demócrata en Estados Unidos, y a menos de un mes de que la izquierda gobierne por primera vez en la República Mexicana, se reunió por segunda vez en el 2018 el Consejo de Negocios de Energía México-Estados Unidos, en el que representantes del gobierno y la iniciativa privada del sector solicitaron mantener la relación bilateral que se ha alcanzado, más allá de cualquier cambio en las administraciones de ambos países.

En la Ciudad de México, Elizabeth Urbanas, subsecretaria adjunta para Asia y las Américas del departamento de Energía de Estados Unidos, pidió a los gobiernos e industriales continuar con el diálogo que se ha establecido en materia energética bilateral en los últimos 10 años y advirtió que los próximos meses serán fundamentales para definir la ruta de acción a seguir rumbo a la seguridad energética regional.

“La energía es un aspecto fundamental en la relación entre México y Estados Unidos y seguirá siéndolo más allá de cualquier negociación que se lleve a cabo en materia comercial, como en el caso del nuevo tratado de libre comercio, o de quienes asuman los puestos administrativos en ambos países”, expuso.

En los últimos dos años y medio en que se han llevado a cabo las reuniones del Consejo de Negocios de Energía, se han tomado en cuenta prácticamente todas las sugerencias y conclusiones que se han presentado en las distintas mesas de discusión, logrando que el panorama en materia regulatoria, de comercio exterior de insumos y de aspectos técnicos en términos de interconexión eléctrica avancen sin percances cubriendo las necesidades de la población de ambos países, aseveró.

Sarah Kemp, subsecretaria interina de Comercio Internacional del Departamento de Comercio de Estados Unidos, explicó que la relación entre ambos países es fundamental y, por tanto, el intercambio de información y planes conjuntos debe continuar a través de instancias públicas y privadas.

Juan Carlos Baker, subsecretario de Comercio Exterior, aseguró también que el tema energético permitirá ampliar las relaciones hacia agendas de otros sectores. El crecimiento económico de ambos países no se detiene, explicó, y por tanto se requiere de un sector energético fuerte que implique proyecciones financieras de largo plazo.

[email protected]