Como país emergente, México tiene el reto de apostar a la investigación tecnológica y profundizar en la educación de su población, con la finalidad de resolver los problemas económicos y sociales que enfrenta el país, tales como desempleo, desigualdad y corrupción, aseguró Sergio Alcocer Martínez de Castro, presidente de México Exponencial.

Enfocado a proponer líneas de acción para insertar a México en la transformación de la Cuarta Revolución Industrial, el centro de pensamiento estratégico México Exponencial consideró que el siguiente paso que debe dar el gobierno es la instrumentación de una política transversal de estado para el aprovechamiento de la tecnología y que ésta a su vez tenga impacto de beneficios en la sociedad.

En el taller de medios con el tema: ¿México está preparado para la Cuarta Revolución Industrial?, Sergio Alcocer afirmó que en la medida en que se involucre la tecnología en los procesos de gobierno, como trámites o licitaciones de infraestructura, se podrá disminuir la corrupción, a través de una automatización.

México enfrenta el problema de la falta del Estado de Derecho... que, si no se ataca, difícilmente se podrá atacar la pobreza , advirtió.

El exfuncionario en la Secretaría de Relaciones Exteriores explicó que las tecnologías son amorales, por lo que se requieren normas, leyes o políticas públicas para impactar de manera positiva.

Alcocer Martínez de Castro mencionó que el centro de pensamiento estratégico en innovación y tecnología ya trabaja con los consejos Ejecutivo de Empresas Globales y Coordinador Empresarial (CCE).

¿Estamos preparados?

Álvaro Porcuna, director de Urban Solutions, destacó que la apuesta de México es a que en sus ciudades existan redes de Internet abiertas para que se desarrolle la conectividad de las cosas y se consolide una smart city (ciudad inteligente), que les permita insertarse en la Cuarta Revolución Industrial.

lgonzalez@eleconomista.com.mx