La tabacalera internacional Philip Morris, la principal empresa del rubro en el mundo, estudia la posibilidad de dejar de vender cigarros en Chile para comercializar productos “libres de humo”, informó hoy la edición digital Pulso.

Según la edición digital del medio económico chileno, la medida aún no tiene fecha ya que primero deben modificarse la actual Ley del Tabaco y la tributación del producto, ya que los cigarrillos convencionales tienen un impuesto del 75 por ciento.

El director de Philips Morris International (PMI), Hugo Vilchez, señaló al medio que “hasta hace poco nuestro negocio se concentraba en la venta de cigarrillos convencionales, lo que todo el mundo conoce, pero desde hace aproximadamente 10 años hemos empezado a invertir en productos de riesgo reducido”.

La firma internacional buscará introducir en el mercado chileno el producto “Iqos”, un calentador de tabaco que evita la combustión de los consumibles “Heets Sticks”, una especie de cigarro que es elaborado de manera especial para operar en esos equipos.

Vilchez explicó que “la gran diferencia entre este mecanismo y un cigarrillo convencional es, básicamente, que cuando un consumidor está fumando un cigarrillo convencional las temperaturas del encendido oscilan entre 600 y 900 grados” centígrados.

Aquella temperatura, detalló, provoca una combustión del papel y del tabaco que “genera más de seis mil elementos tóxicos, y eso es básicamente lo que te hace daño”. 

Agregó que “en estos productos no existe humo de cigarrillo, porque solamente hay un calentamiento, y lo que se libera es vapor, que los científicos denominan aerosol. Esa es la gran diferencia entre el cigarrillo tradicional, donde hay humo de la combustión”.

El sistema “Iqos”, que reduce en hasta 95% la emanación de sustancias tóxicas propias del fumar, ya se comercializa en 40 países.

erp