El gobierno federal anunció que reducirá en 400,000 barriles diarios el volumen de exportaciones de petróleo durante los próximos meses como consecuencia de los bajos precios. Este volumen equivale a la tercera parte del volumen de exportaciones del promedio del 2019, pero a casi 40% de lo reportado en este rubro en febrero, que fueron 1.093 millones de barriles diarios y se utilizará para la refinación nacional, a pesar de que las refinerías de Petróleos Mexicanos (Pemex) están en su peor nivel de proceso de crudo desde que tiene registros.

Y es que en el último reporte de la estatal, de febrero, Pemex llegó a un proceso de 464,018 barriles diarios, con una utilización de 28% de la capacidad instalada en el promedio de las seis refinerías, cayendo al peor nivel desde que tiene registros, por los trabajos de rehabilitación que se llevan a cabo desde septiembre y que continuarán durante la contingencia por el Covid-19 y la caída de los precios, según el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Según la Secretaría de Energía el primer trimestre de este año se llevaría a cabo la etapa más intensiva del programa de rehabilitación de las seis refinerías, con un mantenimiento de 40 plantas mayores y 34 tanques de almacenamiento, lo que ha provocado la salida de operación de trenes completos de producción en todos los centros refinadores desde septiembre pasado.

Así, al concluir el 2023 se logrará una utilización de 70% de la capacidad instalada de refinación de Pemex, que son poco más de 1,140 millones de barriles diarios procesados. Pero por lo pronto, de acuerdo con las estadísticas petroleras más recientes de la estatal, el volumen de proceso de crudo de febrero fue 23% inferior al que reportó en el mismo mes del 2019, cuando se utilizó 37% de la capacidad.

Así, en los últimos 10 años se ha reducido en 63% el volumen de proceso de crudo de la empresa, ya que en comparación con febrero del 2010 Pemex ha dejado de procesar 781,000 barriles diarios, volumen perdido que equivale a 1.6 veces el volumen de crudo que se refina hoy en día. En el acumulado del primer bimestre, el volumen que se ha procesado fue en promedio de 510,834 barriles por día, que implica una utilización de 31% de la capacidad instalada.

De acuerdo con Ramsés Pech, analista del sector energético mexicano, los 400,000 barriles diarios que irán a refinerías pueden formar parte de un acuerdo internacional que ya realizó el gobierno federal al ser México un miembro del grupo OPEP; ya tiene una cuota de reducción de exportaciones sugerida con el fin de que aumenten los precios para beneficio de todas las naciones petroleras. “En caso de que se aumente el envío de crudo a las refinerías, otro problema será dónde se almacenarán los productos residuales como el combustóleo que, por normativa, ya no se puede comercializar vía marítima con altos contenidos de azufre, entonces, esto traerá costos que no se han considerado”, concluyó.

[email protected]