Petróleos Mexicanos (Pemex) asumirá de nueva cuenta el riesgo de invasiones de agua en su cuarta asignación con mayor producción de crudo: Xanab, en aguas someras del Golfo, donde incrementó en 46% los gastos programados que se elevarán a 1,054 millones de dólares al 2043, en que pretende aumentar en 48% para llegar a 88.7 millones de barriles la producción de crudo del área.  

Sin embargo, como detallaron los miembros del órgano de gobierno de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) durante la tercera aprobación de una modificación al plan de desarrollo de la asignación A0369 campo Xanab, el propio Pemex Exploración y Producción ha planteado que la irrupción de agua es inevitable con producciones altas o bajas de hidrocarburos, además de que los aumentos productivos se deben a cambios en la localización de las actividades del norte al centro del campo, por lo que resta dar un seguimiento muy puntual a los modelos o simulaciones previas a las actividades físicas, para intentar mitigar los riesgos hasta donde sea posible.  

Del 2009 a la fecha se han perforado 29 pozos para la producción del campo, de los cuales quedan activos nueve. Desde la última modificación al plan de desarrollo de Xanab, la estatal ya no contemplaba nuevos pozos, pero en el nuevo plan se añaden dos: uno denominado Xanab 44 que irá también al centro del área y otro por definirse en términos económicos, que irá al sur.  

Con ello se pasa de una expectativa de producción total de 59.7 millones de barriles de crudo de los cuales se han extraído 38.16 millones a 88.7 millones de crudo al 2043, además de que pasa de 39,300 millones de pies cúbicos de gas (de los que se extrajeron 25,030 millones) a 58,550 millones de pies cúbicos.  

Entonces, se confirma que hay más riesgo de una invasión temprana de agua”, estableció la comisionada Alma América Porres.  

Al respecto, el comisionado Héctor Moreira recordó que el campo llegó a ser el tercero con mayor producción de crudo de Pemex en 2017, cuando logró a 160,000 barriles diarios. Pero en meses, las condiciones de rápida fractura del terreno provocaron la formación de canales de agua que llegaron a los pozos y entonces se cayó a 60,000 barriles por día. Con actividades de saneamiento y reparación y los cambios de ubicación, se ha logrado llegar el día de hoy a 86,000 barriles diarios, volumen que se pretende mantener durante los próximos meses para que con un descenso gradual se alcance la producción de las reservas remanentes en el área.  

“La irrupción de agua provocó que en muy poco tiempo se cayera en 100,000 barriles diarios, con lo que se perdieron 5 millones de dólares diarios”, dijo Moreira, “estamos en un zona donde está probada la irrupción y me preocupa que incluso nos estamos saliendo de esta área para ir a una zona cercana donde no podemos tener cálculos del gasto crítico”.  

El volumen de producción de este campo por sí mismo es de 86,000 barriles por día, que representa el 5.2% de la producción nacional de crudo y es más que toda la región norte del país, por lo que el compromiso de Pemex y de la CNH fue darle seguimiento muy cercano a las actividades de riesgo que puedan surgir en el área.  

Cabe recordar que el año pasado, en que Pemex redujo sus expectativas de producción en el campo por las invasiones de agua, la CNH expuso que a pesar de su alto volumen de recursos originales, Xanab tiene yacimientos con la mayor presión que existe en el país, precisamente por la cercanía con mantos acuíferos. Entonces, al ser desarrollado mediante pozos que se perforaron con diámetros superiores a los que técnicamente mantendrían la presión, se provocó la invasión de agua. Lo anterior fue resultado de buscar incrementar la producción en el menor plazo. 

Xanab ha sido un yacimiento muy importante para el país que presenta estas características por un manejo inadecuado de los recursos, que incluso ya fueron sancionados por la propia CNH, expuso en 2020 Sergio Pimentel, comisionado de la CNH

karol.garcia@eleconomista.mx