En las rejas del Bosque de Chapultepec la exposición fotográfica “las reservas de la biosfera” patrocinada por Fundación AXA México, se muestran 78 imágenes de importantes entornos naturales de México y el mundo, con una vigencia de todo el mes de agosto y hasta inicios del mes de septiembre.

Uno de los compromisos alineados con los objetivos del Acuerdo de París es concientizar a la población sobre la importancia de lograr un equilibrio entre el hombre y su entorno, por lo que la Fundación AXA se unió en esfuerzos junto con la autoridad de la Ciudad de México para hacer del espacio público de Chapultepec, un lugar en medio de la urbe que nos recuerde lo maravilloso de la naturaleza y la importancia para nuestra existencia y supervivencia, pero también situarnos en un mundo en el que habitan otras especies además de la nuestra.

“Somos una empresa que en donde estamos presentes queremos ser una empresa responsable. Como inversionistas globales; las aseguradoras tenemos dos frentes, como la venta de seguros, y lo que llega de dinero lo invertimos, en ese sentido fuimos los primeros en salirnos de la inversión en carbono, estamos dirigiendo cada vez nuestras inversiones hacia todo lo que sea relacionado a cambio climático”, comentó Ingrid Cerwinka, directora de la Fundación AXA México en entrevista para El Economista.

En los últimos años, el cambio climático ha supuesto el reto más apremiante e importante para el futuro del planeta y la humanidad, por lo que la directora de la fundación consideró que el compromiso desde las empresas hacia el cuidado del medio es una obligación.

“Como aseguradora ahora tenemos productos que protegen la agricultura, sembradíos y demás con una empresa que se llama AXA Climate. Somos parte también de la alianza RE100 que significa que queremos llegar a tener solamente fuentes renovables de energía en todas nuestras oficinas”.

La directora de la Fundación AXA comentó que este año piensan invertir 700 millones de pesos en inversiones que tengan estos elementos de cuidado al medio.

Por lo que la presente exposición reconoce el patrimonio natural que la UNESCO contabiliza con un total de 714 reservas de la biósfera alrededor del mundo; de las cuales 129 se encuentran en Latinoamérica. Para estas reservas se busca un objetivo más allá de la protección total, como sucede con los parques nacionales; en ellas se promueve el desarrollo económico de sus pobladores, con especial cuidado en la conservación de la naturaleza.

México, cuenta con 44 reservas de este tipo que representan una extensión de más de 62 millones de hectáreas. Entre las más conocidas se encuentran: Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado, Arrecifes de Sian Ka'an, Mariposa Monarca, Montes Azules, Tehuacán-Cuicatlán, entre otros.

“Somos un país privilegiado. México se ubica como el quinto país en el mundo por su riqueza biológica, detrás de Brasil, Colombia, Indonesia y Australia, y en nuestro territorio tenemos más especies de plantas que en toda Europa. Somos hogar de la mayor cantidad de pueblos indígenas en América, hay más de cincuenta etnias, y las políticas de conservación han reconocido el rol estratégico que las culturas indígenas y rurales tienen en la conservación de nuestro patrimonio natural”, comentó Fulvio Eccardi, biólogo, fotógrafo y curador de la exposición.

katia.nolasco@eleconomista.mx