México captó 17,963 millones de dólares de Inversión Extranjera Directa (IED) en el primer semestre de 2020, una baja de 0.7% en comparación con la cifra preliminar de la primera mitad del año pasado, informó la Secretaría de Economía.

El descenso fue resultado neto por empresa o fideicomiso, de la diferencia de 24,418.0 millones de dólares registrados como flujos de entrada y 6,448.7 millones en flujos de salida.

Los flujos se concentraron en el rubro de reinversión de utilidades, aunque el ajuste posterior de las cifras podría modificar este resultado.

La IED registrada durante el primer semestre de 2020 provino de 2,394 sociedades con participación de capital extranjero, 877 contratos de fideicomiso y 14 personas morales extranjeras.

Como es usual estas cifras se ajustarán cuando haya más información de las operaciones de ese periodo. El aumento se concentró en los rubros de reinversiones y nuevas inversiones, aunque el ajuste posterior de las cifras podría modificar este resultado.

Por tipo de inversión (origen del financiamiento), México captó la IED a través de reinversión de utilidades, 53.5%; por nuevas inversiones, 16.9%; y, por cuentas entre compañías, 29.6 por ciento.

Las nuevas inversiones comprenden aquellas en activo fijo y capital de trabajo para la realización habitual de actos de comercio en México; la aportación al capital social de sociedades mexicanas por parte de los inversionistas extranjeros; la transmisión de acciones por parte de inversionistas mexicanos a inversionistas directos, y el monto inicial de la contraprestación en los fideicomisos que otorguen derechos sobre la IED.

En tanto, la reinversión de utilidades corresponde a la parte de las utilidades que no se distribuye como dividendos y que se considera IED por representar un aumento de los recursos de capital propiedad del inversionista extranjero. Y las cuentas entre compañías son las transacciones originadas por deudas entre sociedades mexicanas con IED en su capital social y otras empresas relacionadas residentes en el exterior.

Por sector, las manufacturas recibieron 43.2% del total; servicios financieros y de seguros, 15.4%; transportes, 14.1%; comercio, 6.6%; minería, 4.9%; y, generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, 4.8%. Los sectores restantes captaron 11.0 por ciento.

México ha desarrollado su sector manufacturero con el doble objetivo de capitalizar, por un lado, menores gastos generales de fabricación y, por el otro, su frontera común con Estados Unidos, su principal socio comercial de exportación.

Desde 2014, la producción total de fabricación industrial de México ha aumentado significativamente. Esta expansión se debió principalmente a un aumento en la fabricación de metales primarios y en los sectores de productos metálicos y equipos de transporte, así como a un alza en las exportaciones de manufactura a Estados Unidos.

Por país de origen: Estados Unidos, 38.6%; Canadá, 19.1%; España, 11.2%; Alemania, 6.8%; Reino Unido, 3.3%; y, otros países aportaron el 21.0% restante.

Los montos reportados únicamente consideran inversiones realizadas y formalmente notificadas ante el Registro Nacional de Inversiones Extranjeras de la Secretaría de Economía; de ahí su carácter preliminar y el que sufran actualizaciones en los trimestres sucesivos.