Gander, Can. El secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Rafael Pacchiano, dijo que la principal preocupación que ha manifestado el sector industrial sobre la nueva Ley de Transición Energética (LTE) es que se pudiera encarecer el servicio de energía eléctrica que actualmente tiene.

En este sentido, aseguró que el tema se discute en la Cámara Alta, y que tanto la Secretaría de Energía como la Comisión Federal de Electricidad están aportando las pruebas para demostrar que no existe tal encarecimiento, por lo que confió se logrará un acuerdo.

Entrevistado en la terminal aérea de Gander, rumbo a París, como parte de la comitiva del presidente Enrique Peña Nieto, apuntó que la LTE es importante, pero no impide que se pueda llegar al acuerdo que se busca en la ciudad europea, el cual se trata de un compromiso que empieza en el 2020 hasta el 2030, mientras que los tiempos que marca la legislación mexicana en proceso de aprobación son intermedios entre este acuerdo.

El funcionario explicó que México fue el primer país emergente en presentar sus contribuciones nacionales, con sus compromisos de reducción de emisiones, los cuales no están condicionados a nada; por ejemplo, dijo, no se pide apoyo financiero o que se transfiera tecnología para llegar a dichas reducciones.

El secretario de Medio Ambiente informó que México plantea la reducción de 22% de las emisiones de bióxido de carbono, tras destacar que fue el primer país en proponer la reducción de 51% del carbono negro, que es un contaminante de vida corta que además de calentar el planeta tiene implicaciones en la salud de las personas, y dijo que esta última medida también la han adoptado Estados Unidos, Chile y China.

Beneficios de la reforma

Pacchiano argumentó que la reforma energética abre la puerta para detonar mayores proyectos de energía renovable y para que el sector pueda utilizar combustibles más limpios; agregó que con la reforma hacendaria en el 2013 se puso un impuesto al carbono, que pretende desincentivar el uso de combustibles más contaminantes y transitar a una economía baja en carbono.

Lo anterior será uno de los temas a referir en la reunión de París, además de que México, por primera vez, pedirá que se incluyan compromisos en materia de adaptación en la materia, ya que la mayoría se ha enfocado en la mitigación; es decir, sobre cómo reducir emisiones de bióxido de carbono.

Pero dado que México es uno de los países más vulnerables, y que ya estamos sintiendo los efectos del cambio climático, es necesario que ya se pongan sobre la mesa acuerdos de adaptación y, principalmente, lo que estamos pidiendo es que se desarrollen sistemas de alerta temprana, para que igual que en el huracán Patricia podamos prevenir las cosas , dijo.

Puntualizó que la expectativa de la COP21 es que se llegue al acuerdo en todas las naciones, donde 175 de 195 ya presentaron sus compromisos y que lo cumplan, se fije un plazo de cinco años y se establezca un mecanismo que supervise el grado de cumplimiento de las naciones.

El funcionario indicó que el costo por el cambio climático para México oscila entre 6 y 7% del Producto Interno Bruto, y que la estimación para atender y tomar medidas previas y hacerle frente al fenómeno se encuentra en el orden de 4% del PIB.

Explicó que derivado de los ataques terroristas en Francia, se cancelaron eventos donde participaba la sociedad civil, pero que las negociaciones siguen y que todas las naciones apoyan el acuerdo de París.

mrubi@eleconomista.com.mx