La firma estadounidense Constellation Brands anunció que construirá una planta cervecera con capacidad de 10 millones de hectolitros en la ciudad de Mexicali, Baja California, y que ampliará aun más su instalación en Nava, Coahuila, ambas en el norte de México, para impulsar su continuo crecimiento en la industria.

La nueva planta de Mexicali tendría un costo aproximado de 1,500 millones de dólares y quedará completada en cuatro o cinco años. Su ubicación en la fronteriza ciudad le permitirá atender el cercano estado de California, en Estados Unidos, el mayor mercado de cerveza de Constellation.

La compañía agregó en un comunicado que planea una expansión adicional a la que ya está en curso de su planta cervecera de Nava, que tendría un costo aproximado de 250 millones de dólares y quedaría concluida en el 2018.

El proyecto elevará la capacidad de producción de Nava de 25 a 27.5 millones de hectolitros de producto anual. Estamos invirtiendo en infraestructura que proporcionará flexibilidad a largo plazo y la capacidad para apoyar el crecimiento esperado de nuestra cartera de gama alta de cerveza mexicana , expresa el comunicado.

Constellation Brands se ha enfrentado al problema de vender más de lo que puede distribuir, de ahí la ampliación a la planta Nava, junto con la construcción de su planta en Mexicali. En el 2012, el productor de cerveza Anheuser-Busch InBev (AB InBev) anunció la compra de 50% del capital que todavía no poseía del Grupo Modelo, por 20,100 millones de dólares, y para el 2013, acordó vender la cervecería de Piedras Negras de Modelo a Constellation Brands, y otorgó derechos a perpetuidad por Corona y otras marcas de Modelo en Estados Unidos por 2,900 millones de dólares.

Fue así como Constellation Brands se convirtió en la tercera mayor compañía cervecera de Estados Unidos en volumen; es dueña de las marcas del mexicano Grupo Modelo en ese país, y el negocio cervecero contribuye con 53% de las ventas, con incrementos anuales de 6,030 millones de dólares desde el 2013.