El sector empresarial de México advirtió al Senado de la República que la iniciativa de Napoleón Gómez Urrutia para regularizar el outsourcing “no debe de progresar”, si se pretende que México mantenga su viabilidad para el futuro y su soberanía ante las presiones de sindicatos estadounidenses.

Especialistas en materia laboral del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Concanaco y Coparmex expresaron su preocupación de que se erradique la figura de subcontratación, que ha permitido la creación de 40 millones de trabajadores, lo cual inyectaría incertidumbre en la inversión privada en México y se pondrá en riesgo la ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos, Canadá.

De acuerdo con Javier Treviño, director general de Políticas Públicas del CCE, la ley sobre subcontratación (outsourcing), que se plantea desde la comisión laboral del Senado, que preside Napoleón Gómez Urrutia, pondrá en jaque a las empresas mexicanas.

Explicó que hay cientos de empresas en el país que se dedican a la subcontratación y que lo hacen de manera legítima, que impulsan la productividad de las empresas y además fortalecen los ingresos de los trabajadores y sus colaboradores, con valor a los ingresos de los trabajadores (sueldos y prestaciones, seguros de gastos médicos mayores, seguros de vida y algunos otros fondos) para poder apoyar a los trabajadores.

Así que en el caso de que desaparecieran estos servicios de subcontratación se causaría un grave daño a la inversión mexicana y a la inversión extranjera en México, alertó el especialista del CCE.

Gustavo de Hoyos, presidente de la Coparmex, sostuvo que la iniciativa para reformar las leyes Federal del Trabajo y del Seguro Social en materia de subcontratación posee un marco regulatorio “poco claro y sanciones excesivas”, por lo que llamó a los integrantes del Senado a analizar los riesgos y tomar en cuenta la opinión de los sectores involucrados, como las representaciones sindicales, patrones y autoridades laborales, así como especialistas en materia fiscal, penal y constitucional.

“El outsourcing no se tiene que confundir con la actividad facturera. Hay que distinguir entre lo que es la simulación y lo que es un procedimiento de contratación que está contemplado en la Ley Federal del Trabajo, que es la tercerización, sobre todo en un país como México, en el que tenemos 85% de las empresas en la clasificación de micro, pequeñas, medianas empresas, que no pueden tener el abanico completo de todas las actividades que necesitan cubrir y que pueden recurrir a esquemas lícitos de subcontratación o de tercerización de actividades”, sentenció José Manuel López, presidente de la Concanaco.

La iniciativa de Gómez Urrutia reconoce la subcontratación como una actividad indispensable en la economía del país, pero refiere que hay “outsourcing ilegal” que se equipara con la delincuencia organizada porque evade al fisco.

[email protected]