México está interesado en un acuerdo de inversión con China, no en uno de libre comercio, afirmó Jesús Seade, subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

El funcionario dijo que se estima que China abarcará 75% de todas las salidas de Inversión Extranjera Directa en los próximos 10 años.

Consecuentemente, añadió que “hay 10,000 cosas” que México puede hacer con China en inversión para fortalecer las cadenas productivas.

También indicó que China ha invertido fuera de Asia sobre todo en la producción de materias primas, y que previsiblemente escalará sus inversiones en una amplia variedad de industrias y servicios.

De acuerdo con los últimos datos anuales de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, considerando las fusiones y adquisiciones completadas durante el 2017, China fue el mayor inversor en la región. Si bien se posicionó en sexto lugar en cuanto a la cantidad de operaciones (completaron 15 en el año), la magnitud de estas —en torno a 18,000 millones de dólares— representó 42% del volumen.

Seade arguyó que, si bien México tiene intereses estratégicos con Estados Unidos, esto no se contrapone con el interés mexicano de aprovechar las oportunidades de inversión que a nivel global representa China, quien cada vez más expandirá sus operaciones de producción de bienes fuera de Asia.

Por otra parte, Seade informó que el acuerdo por 10,000 millones de dólares que México negocia con Estados Unidos para garantizar inversiones en México y Centroamérica se está enfocando inicialmente en los proyectos del gobierno mexicano como el Tren Maya, la nueva refinería, plantas de limpieza de aguas en la zona franca fronteriza y el aeropuerto capitalino de Santa Lucía.

Estos proyectos se financiarían con el apoyo de la Corporación para Inversiones Privadas en el Extranjero (OPIC, por su sigla en inglés) de Estados Unidos. La OPIC es la institución encargada de movilizar capital privado para ayudar a resolver dificultades fundamentales de desarrollo, proporcionando para ello financiación a los inversionistas, seguros contra riesgos políticos y financiación a los fondos de capital privado cuando esos servicios no están disponibles en condiciones comercialmente viables.

[email protected]