Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), negó, nuevamente, que exista una contrapropuesta al tema de reglas de origen para vehículos, como lo anunció el secretario de Economía; simplemente —dijo— se revisan las ideas canadienses y se buscarán más detalles en la ronda intermedia que podría celebrarse en los próximos 15 días.

“Estamos trabajando de la mano con el gobierno mexicano y la Secretaría de Economía. (Pero) no conozco una propuesta. No tenemos propuesta y no hay propuesta de la industria”, aclaró el directivo, luego de que concluyó la séptima ronda de negociaciones del TLCAN 2.0. Durante la ronda no hubo reuniones formales para el tema de reglas de origen automotriz, tampoco pasó nada de manera sustantiva porque el negociador de Estados Unidos, Jason Bernstein, fue llamado a consultas internas, aseguró Solís.

El líder de la industria automotriz insistió: “No sabemos de ninguna regla que se esté consultando. No conocemos propuesta, de haberla queremos conocerla rápidamente. Nosotros no tenemos propuesta ni posicionamiento distinto y continuamos revisando las ideas canadienses”.

En la clausura de la reunión ministerial, Ildefonso Guajardo, titular de la Secretaría de Economía, afirmó seguir trabajando de la mano de la AMIA, pero reiteró que existe una propuesta en reglas de origen.

“La propuesta del gobierno mexicano no se puso sobre la mesa porque el negociador se regresó a Washington. Pero, quien define si hay o no una iniciativa de reglas de origen en la mesa no es el sector automotriz, sino quien está de responsable de la negociación”, estableció Guajardo.

Detalló que las decisiones del Estado mexicano no están condicionadas a la posición de un solo sector, porque “en tanto así lo hagamos, podríamos estar secuestrados por un solo sector y sus intereses”.

Por su parte, Eduardo Solís informó que se acordó tener reuniones intersesionales (intermedias, entre ronda y ronda), que podrían ocurrir en las próximas dos semanas, luego de que se acercan periodos festivos tanto en EU como en México a finales de marzo y principios de abril.

El dirigente de la AMIA comentó que las reuniones sostenidas durante la séptima ronda fueron informales con la contraparte canadiense para definir la metodología, la cual aún es muy escueta al carecer de detalles técnicos como porcentajes, componentes, o partes, así como a quién se le darían los llamados créditos (incentivos) al invertir en investigación y tecnología.

“No hubo reuniones con el negociador de EU, pero sí con los homólogos del sector; con Canadá es difícil avanzar sin completar las ideas que ellos tienen, ya que no sabemos cómo funcionan”, precisó.

En este sentido, afirmó, para nosotros hay avance porque hubo reunión con el negociador canadiense y se logró poner más información a la metodología, de la cual la industria no ha concluido su análisis.

[email protected]