Frente a los constantes amagues del presidente Donald Trump de dar por terminado el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), cuya negociación está en marcha, el presidente Enrique Peña Nieto afirmó que México no puede ser rehén de la posición que adopte su homólogo norteamericano.

“México muestra su interés por lograr un buen acuerdo, pero será importante que sea positivo y bueno para las tres partes, no lo puede ser sólo para una ni podemos ser rehenes de una sola posición. Queremos lograr un buen acuerdo”.

Tras sostener un encuentro privado en palacio Nacional con Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, quien realiza una visita oficial de dos días a México, ambos mandatarios ofrecieron un mensaje a medios e informaron de su absoluto acuerdo en mantenerse en la mesa de negociación del TLCAN.

“No vamos a abandonar la mesa de negociación teniendo en cuenta las propuestas que se presenten, sino que las vamos a debatir y a presentar contrapropuestas...”, respondió Trudeau a la pregunta de si la sola posición estadounidense de promover una cláusula de renovación del tratado comercial cada cinco años propiciaría que Canadá diera por terminada la negociación en curso.

“Nosotros nos tomamos este proceso de manera seria y diligente y tendremos en cuenta las propuestas sobre la mesa y continuaremos trabajando de manera responsable porque existe la oportunidad de generar éxito para los ciudadanos de los tres países y demostrar a todo el mundo que América del Norte puede trabajar de manera conjunta”, precisó el canadiense.

Su país, insistió, estudiará todas las propuestas que se hagan sobre la mesa y propondrá sus propias propuestas de mejoras, sin reaccionar “cuando alguien proponga ideas con las que no estamos de acuerdo; vamos a negociar”.

Trudeau admitió, sin embargo, que la negociación del tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, que data de hace más de dos décadas, se encuentra “en un contexto un tanto impredecible...”

Pero tanto él como Peña Nieto, abundó, quieren trabajar conjuntamente para crear oportunidades que beneficien a los ciudadanos, “independientemente de cuál sea el contexto en el que estemos y la posibilidad de que el acuerdo no sea perfecto”

Y es que ambos están claros, dijo, de que el TLCAN ha contribuido a la creación de miles de puestos de empleo y de ahí el interés por encontrar la mejor manera de mejorarlo para modernizar el comercio entre los tres países firmantes.