La industria farmacéutica de innovación que está por terminar el proceso de venta de medicamentos de patente para el 2021 prevé poder sentarse con los directivos de la UNOPS, una vez que haya concluido el proceso público de adjudicación, para exponer sus planteamientos y analizar algunos criterios que se deben abordar para perfilar la mega compra que se viene en 2022 y 2024.

Así lo expresó Fernando Cruz, presidente de Novartis México, al exponer que la negociación de la industria farmacéutica de innovación con UNOPS para dicha compra fue muy compleja, pero se logró el objetivo de ahorro que está buscando el gobierno mexicano.

De parte de Novartis, puntualizó, pudieron llegar a una buena negociación con los fármacos innovadores con que participaron, particularmente en oncología y pharma, pero sí es una limitante que el factor primordial sólo sea el precio cuando hay otros elementos igual de importantes que deberían considerarse.

“No hay un compromiso de volúmenes máximos o mínimos en la negociación de la compra de medicamentos y sólo se habló de precios, pero la propuesta es abordar el tema de un sistema de salud que mida resultados con una ruta de acceso más eficiente, que nos permita fortalecer las capacidades de las instituciones, brindar educación médica continua, reducir el índice de re-hospitalización, de tener pacientes con diabetes y enfermos con cáncer bien controlados y eso permitirá tener una reducción en los costos de atención en el sistema de salud”, señaló el directivo de la empresa de origen suizo con presencia de más de 80 años en México generando hoy unos 1,400 empleos directos.

En entrevista con El Economista, el directivo afirmó que Novartis siempre va a estar dispuesto a sentarse a la mesa para explorar alternativas con las que se pueda dotar al sistema de superioridad financiera. Hay que plantearse, agregó, cómo se verá en los próximos 30 ó 40 años y tener claro que asegurar la accesibilidad de los medicamentos no sólo tiene que ver con el precio, sino también con garantizar acceso de terapias innovadoras a mayor número de pacientes. Para ello, dijo, es necesario transitar del modelo transaccional de pago por unidades o cajitas de pastillas a un esquema de indicadores que permita conocer la calidad de la atención, y de ahí poder hablar de pago por resultados.

“Ahora falta ver cómo se dan las negociaciones de los fármacos de fuente única y de los genéricos, creo que el proceso tiene áreas de oportunidad”. Vale recordar que Novartis es una compañía que desde hace muchos años no sólo vende medicamentos de patente, sino que también tiene su empresa Sandoz enfocada a medicamentos genéricos y biocomparables.

Asimismo, indicó que el sistema de salud ha sido desnudado por la pandemia, e indicó que las negociaciones con la UNOPS se centraron únicamente en el precio de los medicamentos. 

Aseguró que la compañía farmacéutica ha propuesto alternativas de modelos innovadores de negocios y comentó que este no ha sido un mal año para Novartis en México ni a nivel global y  esperan cerrar muy cerca de sus objetivos de crecimiento.

Por otro lado, apuntó que tienen trámites pendientes con la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), pero no han echado mano de los procesos acelerados de aprobación porque consideran que hay puntos que se deben clarificarse de acuerdo con los parámetros de la industria, por lo que están esperando los nombramientos de los nuevos funcionarios de la institución reguladora para acercarse a ellos, trabajar de manera conjunta y conocer cómo visualizan los procesos aprobatorios.  

La compañía farmacéutica ha redoblado la inversión con más de 70 estudios clínicos cada año con una inversión de entre 5 y 10 millones de dólares en investigación clínica, para lo cual cuentan con un laboratorio de calidad mundial que refuerza la investigación no sólo para México sino también para América Latina y otras partes del mundo como Canadá.

Lanza su propia tienda online

Fernando Cruz compartió a este diario sobre su proceso de digitalización que incluye un portal con su propia tienda en línea donde el paciente puede adquirir directamente de un listado inicial de medicamentos de prescripción médica a precios preferenciales. Es un esquema de beneficio al paciente donde los descuentos pueden ir de entre 40 y 50%, y además con apoyo de una plataforma de acompañamiento y apoyo psicológico que busca mejorar la calidad de vida y adherencia al tratamiento.

“Ésta es la primera tienda en línea de medicamentos controlados y representa un canal adicional para la gente que prefiere comprar vía internet, sin la intención de sustituir el rol del distribuidor y se convierta en una alternativa más de acceso a los medicamentos”.

La tienda www.tienda.novartis.com.mx arrancó hace unos dos meses y ofrece ocho medicamentos que se venden con receta médica, la cual se escanea para solicitar el pedido y se pide a la entrega de los fármacos.

Y también, su herramienta de telemedicina

Por otro lado, la farmacéutica de origen suizo también se puso creativa en el ámbito tecnológico y construyó una plataforma de apoyo a médicos llamada ConsultorioMOVIL.net, donde les permite practicar telemedicina para dar atención y seguimiento a los pacientes, así como la implementación de un expediente clínico electrónico. Esta misma herramienta ofrece contenido científico vigente para los médicos, previa validación de su cédula profesional, a través de la plataforma MedForum, con lo que les ayuda para incorporarlos en tecnologías digitales.

“Nos vemos no solamente como una compañía farmacéutica sino también como una compañía de ciencia de datos, impulsada por la era digital, tendencia que han incorporado a su modelo de operación y al desarrollo de nuevas moléculas, contamos con el internet de las cosas para realizar estudios clínicos, con el comercio electrónico para incrementar la forma de cómo estamos llegando al mercado y con la telemedicina para acercar al profesional de la salud con sus pacientes”.

El directivo indicó que hasta ahora estas herramientas tecnológicas las ofrecen en el sector privado, pero están en conversaciones con los institutos de salud para poner la plataforma a disposición de médicos en práctica pública. Precisó que estas plataformas están apegadas a la NOM 024 SSA3- 2012 que es la regulación existente hasta ahora para la operación de consultas médicas en línea, la cual marca la pauta de estándares para generar, procesar, conservar, interpretar y asegurar el intercambio de información entre Sistemas de Información de Registro Electrónico para la Salud.

“Estamos abriendo brecha también con la implementación del expediente clínico electrónico, el cual puede fortalecerse con este tipo de plataformas innovadoras que ayudarían a compartir buenas prácticas de gestión,” apuntó.

En la tienda e-commerce la regulación se tiene que observar en la transacción de los medicamentos controlados, deben tener los criterios de calidad y garantizar que existe la receta médica.

De acuerdo con el presidente de Novartis en México, estas plataformas son un esfuerzo para sensibilizar a los pacientes y buscan sean un complemento en la venta de medicamentos hacia futuro.

Afirmó que el objetivo de la tienda en línea es cualitativo, sus ventas hasta ahora han sido marginales, pero no duda que este tipo de iniciativas tecnológicas se convertirán en pilares importantes de su estrategia de negocios porque es la primera vez que una farmacéutica de alta especialidad lo hace en México. “No hay esfuerzo similar en todo el mundo incluso si se compara con mercados desarrollados, con una regulación más avanzada en comercio electrónico y de industria farmacéutica; en México nos pusimos creativos y esperamos tener escalabilidad a nivel global”.

Reconoció que son esfuerzos difíciles que no se materializan de manera inmediata en materia de ventas, pero, dijo, estamos en un punto de inflexión importante que tienen que ver con la implementación de las capacidades digitales.

“El panorama es desafiante en México y en el mundo, pero hay que verlo con un sentido colaborador para establecer soluciones con mucho entusiasmo”, finalizó.

maribel.coronel@eleconomista.mx

kg