México lideró el recorte de aranceles a la importación de productos entre todos los países del mundo en los últimos cuatro años, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

En el 2008, los aranceles aplicados en las aduanas mexicanas eran de 22.9% para productos agrícolas y de 11.1% para bienes industriales, tasas que el gobierno federal aprobó reducirlas a niveles de 14.2 y 4%, respectivamente, como parte de un programa que arrancó en aquel año y culminará en el 2017.

En la actualidad, México aplica los aranceles más bajos a la importación de productos industriales en toda América Latina, con una tasa media de 4.2%, con excepción de Perú que cobra una tasa de 3.6%, aunque ésta última sólo descendió 1.9 puntos porcentuales en el último cuatrienio.

Los países BRIC imponen tasas de más del doble de las de México a productos industriales: Brasil (14.2%), India (9.8%), China y Rusia (8.7%), que prácticamente no se movieron en los últimos cuatro años.

México impone bajo arancel a la importación de productos industriales, por una parte, para adquirir insumos baratos que emplea en la producción de bienes finales; por otra, para no crear distorsiones en el comercio minorista debido a las bajas tarifas que cobra Estados Unidos.

Este modelo de apertura fue defendido por Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, quien comentó que desde mediados de los 80, México ha tenido una creciente influencia en su crecimiento económico por las exportaciones.

Si se analizan los cambios en el Producto Interno Bruto de México a través de los años y se descompone entre medidas internas y externas, dos terceras partes de esta fluctuación corresponden al sector exportador, pero es evidente que hay un gran potencial del mercado interno a través de la definición de una política industrial , explicó Guajardo.

Organismos privados, como el Consejo Nacional Agropecuario, se han opuesto a la apertura, argumentando que incrementará las importaciones a costa de la producción nacional, sin políticas de mayor productividad.

Lorenza Martínez, exsubsecretaria de Industria y Comercio de la Secretaría de Economía, dijo que la baja de aranceles a materias primas beneficiaría la producción de cerveza, chocolate, panes, galletas, pastas para sopas, embutidos, confitería y cereales procesados.

Sustituiría a Pascal Lamy

MÉXICO PRESENTA CANDIDATURA DE HERMINIO BLANCO PARA DIRIGIR LA OMC

El Gobierno de México presentó el viernes pasado la candidatura de Herminio Blanco Mendoza para la Dirección General de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Esta candidatura se hace con el firme convencimiento de que la recuperación de la economía mundial requiere de una organización multilateral sana y vigorosa que incentive el comercio mundial y, por ende, el empleo en todos los países , dijo la Secretaría de Economía al hacer oficial la postulación.

El nuevo Director General de la OMC sustituirá a Pascal Lamy a partir del 1 de septiembre del 2013, por un periodo de cuatro años, pudiendo reelegirse por otro periodo igual.

Otros candidatos son Mari Pangestu, de Indonesia; Alan John Kwadwo Kyerematen, de Ghana; Anabel González, de Costa Rica; Tim Groser, de Nueva Zelanda; Amina Mohamed, de Kenia, y Ahmad Hindawi, de Jordania.

Los miembros de la OMC pueden presentar oficialmente candidatos sólo durante el mes en curso. Concluido el plazo, los aspirantes dispondrán de tres meses, del 1 de enero al 31 de marzo del 2013, para darse a conocer y participar en debates sobre las cuestiones que enfrenta la OMC.

En México, se llegó a mencionar también la posible candidatura de Eduardo Pérez Motta, actual presidente de la Comisión Federal de Competencia y exembajador ante la OMC.

Blanco fue Secretario de Comercio y Fomento Industrial (1994-2000) y Subsecretario de Negociaciones Comerciales Internacionales (1993-1994).

También se desempeñó como Jefe de la Negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (1990-1993) y como responsable de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea.

[email protected]