El proceso de crudo en las refinerías de Petróleos Mexicanos (Pemex) registró su mejor nivel desde mayo de 2018 en septiembre pasado, al llegar a 680,097 barriles por día, con un aumento de 4% en términos anuales y de poco más de 10% en un mes, informó la estatal petrolera. 

Sin embargo, en el promedio de los primeros nueve meses del año el proceso de crudo ha sido de 592,365 barriles por día, el más bajo en al menos dos décadas para este periodo, que en el comparativo anual registra una caída de 1.9% en relación con el promedio de los primeros nueve meses del 2019.  

Así, el uso de la capacidad de refinación se elevó a 42.5%, en contraste con el uso de 38.5% que se registró en agosto pasado. Para el noveno mes del año, esta utilización es la mayor que ha tenido el sistema desde el 2016. 

En lo que respecta al promedio de los primeros nueve años en el uso de esta capacidad, Pemex reportó que se ha llegado a 37%, todavía por debajo del 37.7% de uso del año anterior. Cabe recordar que hace una década, el país todavía registraba un uso de 76.7% de la capacidad de refinación en proceso de crudo, e incluso al llegar al 2013 ésta se elevó a 77.7% pero a partir de las reformas del 2014 comenzó la interrupción de la entrega de crudo de Pemex Exploración y Producción a Pemex Transformación Industrial y con ello se llevaron a cabo paros de equipos y hasta de refinerías completas, bajando 40 puntos porcentuales el uso de la capacidad en tan solo siete años. 

Cuando inició su gestión, la titular de Energía, Rocío Nahle, dijo que sólo mediante modernizaciones y sin reconfigurar plantas para aumentar el volumen de proceso se llegaría a 90% de uso de la capacidad instalada, o sea 1.474 millones de barriles diarios este año. Incluso el plan de Pemex, mucho más moderado, era llegar a 1.021 millones de barriles diarios o 62% de uso de la capacidad.  

Y para ello, el gobierno federal comenzó en septiembre de 2019 el programa de rehabilitación de las seis refinerías en el que se llevan a cabo mantenimientos en un total de 40 plantas y 34 tanques de almacenamiento, según Rocío Nahle.   

Este año, las plantas que tendrán reparaciones se ubican: ocho en Cadereyta, cuatro en Madero, dos en Minatitlán,  cinco en Salamanca, 12 en Salina Cruz y nueve en Tula. Por lo pronto, se lleva a cabo la ejecución de trabajos en 23 plantas y hasta el último informe se habían concluido los trabajos en cinco de ellas. Para el 2020 se difirieron los trabajos en 17 plantas más, con lo que en marzo se terminarían estas obras para incrementar el proceso de crudo de Pemex, según los planes.  

En lo que respecta a tanques de almacenamiento, que son indispensables para la operación de las refinerías, se reparará un total de 34 equipos de los cuales 10 se ubican en Cadereyta, seis en Minatitlán, seis en Salamanca, siete en Salina Cruz y cinco en Tula. A partir de septiembre se ejecutan 10 trabajos y 24 más fueron diferidos para los primeros cuatro meses del 2020. 

El bajo proceso de crudo se ha dado entonces luego de paros para cambios de equipo, explicó recientemente la titular de Energía en el Congreso. En 2022 arrancará la nueva refinería de Pemex en Dos Bocas, Tabasco, con una capacidad adicional de proceso de 340,000 barriles diarios, según el compromiso presidencial.  

En la última visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a la obra en Tabasco, el gobierno detalló que la construcción de la refinería lleva un avance 24% y que se ha concluido la primera fase de esta obra. 

Hasta el momento el proyecto ha permitido la generación de 43,321 empleos directos e indirectos en el país, dijo la titular de la Secretaría de Energía.

karol.garcia@eleconomista.mx