Las pequeñas y medianas empresas en México tienen un estrés de liquidez de 32 días, poco más de un mes, según el nuevo índice de la salud financiera de las empresas IQ Fundary. Este plazo implica que las pymes mexicanas tienen recursos por hasta 32 días para poder soportar su operación.

La liquidez de las pymes se compone de la rotación de su cartera, es decir del plazo que tardan en cobrar a sus clientes, que asciende en este 2021 a 26 días, y del plazo de sus cuentas por pagar, que en este año disminuyó a seis días. Las pymes están tardando cada vez más en cobrar y tienen que pagar sus cuentas en un menor tiempo.

“Está demostrado que el elemento que hace que las empresas sufran más e, incluso, que cierren, no es que el modelo de negocio no sea rentable, es que no tienes la liquidez suficiente para aguantar”, dijo Marcelo de Fuentes, director ejecutivo de Fundary, la primera fintech en recibir autorización de las autoridades mexicanas, que ahora ha lanzado el IQ Fundary.

El IQ Fundary es un nuevo índice de la salud financiera de las empresas mexicanas que va de 0 (menos saludable) a 1,000 (más saludable). Para asignar una calificación, el índice se vale de algoritmos que analizan la información fiscal ─proveniente del Servicio de Administración Tributaria (SAT) de las empresas─ con el fin de analizar la capacidad de las compañías para recibir un crédito.

El índice de Fundary es agnóstico, es decir que no analiza las cualidades de la compañía más allá de su información fiscal; está estandarizado, lo que implica que las puntuaciones de las compañías son comparables entre sí; es escalable, porque permite aplicarlo, además de a pymes, a grandes empresas, y es inteligente, porque agrupa y analiza a las compañías junto con otras de características similares, lo que posibilita realizar proyecciones a futuro con información contextual.  

El estrés de liquidez de 32 días es una de las razones por las que, en promedio, el índice IQ Fundary de las empresas mexicanas es de 471 puntos en 2021, una mejoría de 1.27% respecto del 2020, a partir de un total de 1,700 observaciones. Para De Fuentes, el nivel de esta mejoría es preocupante, pues si se considera que la mayoría de las empresas vivieron su peor momento en 2020 a causa de la pandemia de Covid-19, el 2021 debería haber representado un incremento mayor en su salud.

Fundary es una fintech que pertenece al modelo de crowdfunding, aprobado por la regulación mexicana dentro de la llamada ley fintech. La compañía conecta a personas que pueden invertir desde 2500 pesos, en pequeñas y medianas empresas que pueden recibir entre 50,000 pesos y 10 millones, según la calificación de su índice IQ Fundary y su capacidad de endeudamiento. Dado que la compañía requiere que cada vez más empresas se inscriban al índice para generar más información de mejor calidad, el registro a éste comenzará siendo gratuito, incluso si las compañías no requieren de acceso a crédito.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx