Guadalajara, Jal. Hablar de Julio García Briseño es reconocer 83 años de contribución familiar al desarrollo empresarial del estado y de aportaciones sociales a la comunidad jalisciense.

Hombre de negocios, dirigente cupular e ideólogo del sector privado, García Briseño es director de una de las empresas emblema en la entidad: Laboratorios Julio.

Julio García Briseño es la tercera generación de Julios (Julio García García y Julio García Corona eran su abuelo y su padre, respectivamente), al frente de la empresa familiar que hacia 1927 abrió sus puertas en la calle de Colón 44 en el centro tapatío.

El negocio fundado por su abuelo fue el primer laboratorio en Guadalajara, donde se revelaban rollos fotográficos y en poco tiempo se convirtió en distribuidor exclusivo de los productos Kodak para el occidente del país.

Hacia 1966, cuando terminó sus estudios de Administración de Empresas, García Briseño se incorporó de tiempo completo a la empresa familiar y junto con su padre consiguieron que en 1967 Eastman Kodak Company construyera en Guadalajara la planta productora de película más moderna de América Latina.

Don Julio recordó que en esa época, la zona metropolitana de Guadalajara comenzó una etapa de desarrollo industrial y comercial que se caracterizó por la construcción de las tres primeras plazas comerciales de la ciudad.

Tras ocho décadas de trabajo, Laboratorios Julio dejó de ser un comercio en el que se vendían cámaras y se revelaban fotos. La compañía cuenta actualmente con una cadena de 40 sucursales en la ciudad y más de 300 distribuidores en toda la República Mexicana.

Bajo la dirección de García Briseño, la empresa procesa e imprime fotos en diferentes formatos incluyendo los de gran tamaño.

La firma tapatía ha destacado como proveedora de soluciones en electrónica de consumo y como especialistas en equipo de cómputo. De hecho, es la única empresa acreditada como Centro de Alta Tecnología en México, ya que reúne las últimas novedades en electrónica y cómputo.

No obstante los logros alcanzados, Julio García no ha perdido de vista las enseñanzas de su padre y abuelo. El empresario dijo tener claro que la riqueza no puede forjarse a base del abuso y las injusticias hacia los trabajadores.

Con demasiada frecuencia en el origen de las grandes fortunas hay acumuladas muchas injusticias. Cuántas riquezas hay amasadas con los sacrificios de los trabajadores , afirmó.

EXPERIENCIA

Considerado uno de los ideólogos del sector privado, García Briseño ha desempeñado diversos cargos como dirigente de organismos cúpula y habló de la experiencia de administrar dinero.

Manejar recursos es una de las tareas más delicadas que existen sobre la tierra. De los recursos propios tenemos que dar cuentas a nuestra familia. En el caso de manejar recursos ajenos, la situación es delicada , comentó.

Convencido de que es necesario contribuir a la comunidad, no solamente con la generación de empleos, a través de su empresa trabaja para abatir el rezago educativo instituyendo un mínimo de dos horas semanales de capacitación para sus trabajadores.

[email protected]