Las acciones de Air France-KLM sufrieron su mayor caída diaria en una década el lunes después de que su presidente ejecutivo dijera que renunciaría tras el rechazo a un acuerdo salarial por parte del personal de la aerolínea.

El intento del CEO Jean-Marc Janaillac de recortar costos en la operadora para mantenerse frente a la competencia de aerolíneas de bajo costos y sus rivales del Golfo encontró una fuerte resistencia sindical, como había ocurrido con los esfuerzos de su predecesor, planteando dudas sobre su capacidad de reforma.

El consejo de administración de Air France-KLM decidirá sobre un plan de transición para su gestión el 15 de mayo. El Gobierno dijo el fin de semana que el Estado francés, su mayor accionista con una participación del 14%, no acudiría al rescate de la aerolínea.

Las acciones de Air France-KLM caían un 14.3%, a un mínimo intradiario de 6.93 euros en las primeras operaciones, alrededor de su nivel más bajo desde abril de 2017. Las acciones cayeron un 13.3%, a 7.02 euros a las 08:10 GMT.

La inminente salida de Janaillac después de su arriesgada apuesta para que todos los empleados votaran la oferta salarial resultó contraproducente, dijeron analistas de Bernstein.

"Esto deja a la compañía sin CEO, sin contrato laboral, con una disputa en curso y con sindicatos probablemente envalentonados, que, ahora, será incluso menos probable que cedan a sus demandas", dijeron los analistas de Bernstein en una nota.

Air France dijo que el 15% de sus vuelos se cancelarían el lunes cuando los pilotos y la tripulación de cabina vayan a la huelga por decimocuarto día desde febrero.

Las acciones de Air France-KLM han bajado casi un 50% desde el inicio de 2018, frente a un aumento del 3.7% en el índice de París SBF-120 y una caída del 4% en el índice paneuropeo STOXX 600 Travel & Leisure.

La oleada de huelgas en Air France le ha costado a la compañía hasta ahora 300 millones de euros.