La Unión Europea (UE) y Japón firmaron este martes en Tokio un megatratado de libre comercio (TLC), llamado Acuerdo de Asociación Económica (AAE), mientras que China y Estados Unidos se mantienen en una guerra comercial en curso.

El AAE abarcará una población de alrededor de 600 millones de personas en 29 países que representan aproximadamente 30% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial.

“Hoy es un día histórico porque celebramos la firma de un acuerdo comercial extremadamente ambicioso entre dos de las principales economías del mundo”, declararon el primer ministro japonés, Shinzo Abe, y el jefe la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en un comunicado conjunto.

En paralelo, Japón lideró el proceso de negociación y la firma del Acuerdo Integral y Progresivo para la Asociación Transpacífico (CPTPP, por su sigla en inglés), un TLC entre 11 naciones de la región Asia-Pacífico, el cual se espera que entre en vigor a finales del año en curso o principios del 2019.

El gobierno de Japón busca que el AAE entre en vigencia antes de que finalice marzo del 2019, cuando el Reino Unido abandone la Unión Europea. En ese caso, el AAE podría aplicar para el Reino Unido durante un periodo de transición posterior a marzo del 2019.

Esto es particularmente importante para Japón porque, por ejemplo, los fabricantes japoneses con sede en el Reino Unido son responsables de 50% de la producción de automóviles de esa nación europea y en el 2015, el Reino Unido era el destino de casi 50% de la Inversión Extranjera Directa (IED) japonesa destinada a la UE.

Además, si el acuerdo estuviera en vigor durante el periodo de transición, le daría más tiempo a Japón para negociar un acuerdo comercial por separado con el Reino Unido.

A la entrada en vigor del AAE UE-Japón, se eliminará 91% de los derechos de aduana pagados por las empresas de la Unión Europea que entren en el mercado japonés y el nivel de liberalización aumentará a 99% al final del proceso de apertura.

Las importaciones restantes (1%) se liberalizarán parcialmente a través de cuotas y reducciones arancelarias (en agricultura).

“(Es) un mensaje claro contra el proteccionismo” del gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, junto a Juncker y Abe, en una conferencia de prensa conjunta.

En la actualidad, las reglas y regulaciones japonesas tienden a diferir de las normas y prácticas internacionales, lo que resulta en altos costos de cumplimiento para las empresas de la UE que exportan a Japón. Por lo tanto, el AAE eliminará una serie de barreras regulatorias, por ejemplo, mejorando el acceso al mercado japonés del automóvil y otorgando un mejor acceso al mercado para los productos agrícolas europeos.

A su vez, la Unión Europea autorizó retirar su arancel de 10% a las importaciones de vehículos de pasajeros originarios de Japón luego de un periodo de siete años. También acordó eliminar su tarifa de 14% a las importaciones de televisores provenientes de Japón en un lapso de cinco años.

rmorales@eleconomista.com.mx