México aún tiene mucho por hacer para poder cumplir los compromisos hechos en la COP 21 y la aprobación de la Ley de Transición Energética (LTE) es apenas el primer paso, aseguró Isabel Studer, directora del Instituto Global para la Sostenibilidad, del Tecnológico de Monterrey.

Sabemos que las leyes son un primer paso, muy importante pero no son suficientes, porque también sabemos que en este país hay muchas leyes que no se cumplen. (...) Ahora nos tenemos que asegurar de que las políticas públicas estén realmente orientadas al cumplimiento de esas metas , opinó Studer.

En entrevista, la especialista puntualizó que si bien con esta aprobación se forman los cimientos del edificio que se tiene que construir para poder impulsar las energías renovables y limpias en general, aún hay temas pendientes.

Hay un tema importante, el de la eficiencia energética, donde falta que se hagan otros ajustes; por ejemplo, el tema de subsidios, el cual no está considerado en la LTE pero que sí es un compromiso que México hizo y que reafirmó ahora en el G-20, en Turquía, para reducir los subsidios de energías fósiles , explicó.

Aun así, opinó que la reciente ley aprobada tuvo cierta congruencia con los compromisos asumidos en la COP 21. Sobre todo porque vimos que el presidente Enrique Peña Nieto no nada más reafirmó este compromiso en México con la introducción de un precio al carbono, sino que además se suma a la iniciativa de Bill Gates de invertir para la inclusión de las energías renovables .

Para Studer, aún falta ver si éste es el caso, porque hasta ahora lo que se ha visto es la inversión en infraestructura para gasoductos e insistir mucho en el tema del gas como una vía para reducir las tarifas eléctricas, pero no se ha visto que el gobierno tenga igual entusiasmo por las inversiones en energías renovables.

Acerca de la ampliación del plazo en certificados de energías limpias, la especialista consideró que fue parte de la negociación, yo creo que como han estimado otras agencias internacionales México va a desarrollar mucho más que la meta que se ha planteado el gobierno para energías renovables .

Agregó que las salvaguardas que estaba pidiendo la industria de la transformación para que no se les aplicaran sanciones en caso de que no hubiera suficientes proyectos de energía limpia es posible que no operen. Y no van a operar, entre otras cosas, porque hay un interés claro de desarrollar estas energías en México, ya que permitirían al gobierno avanzar en los otros objetivos que tienen que ver con el cambio climático .

[email protected]