La Coparmex nunca ha sido un organismo cómodo para los gobiernos en turno, pero la llegada de José Medina Mora Icaza a la dirigencia del sindicato patronal marcará un parteaguas en la relación que busca retomar con la administración morenista de vasos comunicantes; el tender puentes no será fácil, porque el primer round entre IP y gobierno está por llegar con el outsourcing, advierten académicos de la UNAM y del ITESM.

El coordinador del Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios (LACEN) de la UNAM, José Ignacio Martínez Cortés, dice que el nuevo dirigente de la Coparmex muestra un perfil no tan ríspido como su antecesor, Gustavo de Hoyos, y por el contrario muestra ánimo por tejer lazos para colaborar con el gobierno federal.

No obstante, con la llegada de Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos, desde su primer día en su mandato -este miércoles- marcará la primera presión para el sector empresarial mexicano, principalmente para el sindicato patronal, con el gobierno de México, ante la defensa de la subcontratación laboral, contra la obligación de cumplir con el mandato del T-MEC de suprimir al outsourcing, explica el catedrático.

Entrevistados por El Economista y de forma separada, José Antonio Quesada, profesor de gobierno corporativo de EGADE Business School México del ITESM, sostiene que José Medina Mora “no es suave, pero sí posee una postura conciliadora”.

El empresario oriundo de Guadalajara y vinculado a las tareas de la nueva economía, como las tecnologías de información, se caracteriza por ser un “conciliador” y posee un perfil de lo que debe hacer el empresario y éste por sus empleados, por su sociedad y gobernantes.

“Lo veo más consciente por apoyar que por criticar, lo cual no quiere decir que no vaya a criticar o valga la pena de pelar por ello”, aclara.

Para el ex director de la EGADE Business School México del ITESM, el relevo de José Medina Mora Icaza a Coparmex se volcará hacia una nueva relación con el gobierno federal, sobre todo porque empata con la llegada de Tatiana Clouthier, secretaria de Economía.

Pero el choque entre IP y gobierno está presente, y será en el outsourcing está la batalla, “veremos la primera fricción del presidente de Coparmex porque el tema afecta a la cúpula patronal, y más adelante se vendrán los choques sobre los órganos autónomos, las elecciones, los apoyos fiscales ante la crisis por la pandemia, entre múltiples temas que mantendrá a Medina Mora con grandes retos”, subraya el coordinador de LACEN en la UNAM, José Ignacio Martínez Cortés.

lilia.gonzalez@eleconomista.mx