México se encuentra como el país preferido de las empresas españolas en Iberoamérica para aumentar inversiones en el 2019, un optimismo “cauteloso” porque se observan riesgos en una posible desaceleración económica interna y la presencia de la inseguridad pública, reveló el 12 Informe sobre el Panorama de Inversión Española en Iberoamérica por el Instituto de Empresa (IE) Business School.

De acuerdo con los datos de la encuesta que realiza IE en conjunto con el despacho de abogados Llorente y Cuenca y la aerolínea Iberia, 76% de empresas españolas encuestadas afirma que aumentarán sus inversiones en México; no obstante, países como Chile y Colombia mejoraron su apetito por los capitales europeos por su entorno macroeconómico estable, con una puntuación de 3.89 y de 3.88 sobre 5, respectivamente, mientras nuestro país desciende al sexto sitio con 3.46.

La presencia de las empresas españolas en Iberoamérica sigue aumentando, en donde casi todas de las encuestadas tienen presencia en México como BBVA, Iberdrola, Meliá, Santander, Telefónica, Gigas, NH, Iberia, CAF, entre otras, lo que confirma a esta nación como el mercado más importante de la región, tanto para las grandes corporaciones como para las pymes.

A México lo observan los inversionistas españoles como la nación con el mayor riesgo de caer en desaceleración económica, con 6% más de posibilidades respecto al año previo, siendo la 15 economía más importante a nivel mundial, incluso por encima de Brasil.

Para 22% de los encuestados se percibe una desaceleración económica y para 11% la inseguridad ciudadana es la principal amenaza que ve a la hora de considerar las inversiones en México.

“Especial atención merecerán las medidas que implementen las nuevas administraciones de las dos mayores economías de la región. Mientras que en Brasil se espera un entorno muy proclive para la llegada de capitales foráneos, en México hay algunas reservas sobre el tratamiento que pudiera dar el gobierno de (Andrés Manuel) López Obrador a determinadas inversiones extranjeras”, consideró Juan Carlos Martínez Lázaro, profesor de IE Business School.

La publicación presentada en Madrid, España, precisa que la situación económica del país, más allá de la opción política, “es lo que de verdad afecta más a las empresas españolas. Y esto refuerza esa apuesta de largo plazo más allá de los naturales cambios de gobierno que se producen en los países en los que operan”.

La mayor inversión de las compañías españolas provendrá principalmente de las pequeñas y medianas empresas, pues perciben al mercado interno con potencial de desarrollo y crecimiento. En este sentido, 86% consideró que la producción aumentará en Iberoamérica, mientras que 40% opinó que en Asia.

“La importancia de Iberoamérica como destino para las inversiones españolas compite cada vez más con otros destinos como Asia, el resto de Europa o incluso África a la hora de definir futuras inversiones”, destacó el informe.

La importancia del mercado interno no sólo sigue siendo la principal ventaja competitiva que encuentran las empresas españolas en la región y crece 10 puntos con respecto al 2018.

El crecimiento económico y el aumento de las clases medias, tanto en tamaño como en poder adquisitivo, están detrás de este incremento. La ubicación geográfica y la competitividad también aumentan significativamente este año como puntos atractivos para la inversión española.

La única variable que ha perdido interés (10 puntos menos respecto del 2018) es el tema de acuerdos de libre comercio, luego de la firma del Tratado entre México, EU y Canadá (T-MEC).

La Ciudad de México vuelve a ser, por quinto año consecutivo, la metrópoli más atractiva para centralizar las operaciones regionales, por delante de Miami y Bogotá. La capitalidad y las conexiones aéreas es lo que más valoran los empresarios españoles.

[email protected]