La Cámara Minera de México (Camimex) rechazó la iniciativa de reforma de la industria eléctrica presentada por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“La aprobación de la iniciativa de reforma constitucional al sector energético presentada por el gobierno federal tiene graves implicaciones ambientales, económicas y sociales que afectarán el bienestar de la población y la actividad económica de sectores clave para la recuperación de la economía”, dijo en un comunicado.

El 1 de octubre, el presidente Andrés Manuel López Obrador presentó una iniciativa de reforma constitucional para la industria eléctrica mexicana en la que busca que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) retome un papel de preponderancia en el sector.

“La restricción sobre el uso de cualquier mineral considerado como ‘esencial para la transición energética’ es un factor de incertidumbre para los inversionistas que pretendan desarrollar proyectos mineros en el país. Ello impacta negativamente a los sectores que contribuyen de manera significativa a la reactivación económica necesaria para México”, argumentó la Camimex.

También destacó que la propuesta de reforma viola el principio de irretroactividad. “Debe suprimirse de la Reforma el considerar otros minerales como esenciales para la transición energética, esto genera incertidumbre y pone en riesgo a las operaciones mineras existentes”, añadió.

Según la Camimex, la cancelación de los permisos eléctricos impediría que las operaciones mineras puedan tener acceso a fuentes limpias de generación eléctrica.

Actualmente, 34% del consumo total de energía de las empresas mineras afiliadas a la Camimex que operan bajo altos compromisos y estándares de protección al medio ambiente proviene de fuentes limpias como la eólica o solar.

“Esta reforma obligaría a todos los sectores productivos de México a adquirir energía de la CFE, sin importar lo sucia, cara e ineficiente que pueda ser”, dijo.

La Cámara considera que un monopolio en el suministro de energía eléctrica puede encarecer el uso de energía para las familias y las industrias.

“El incremento en los costos de generación eléctrica podría volver económicamente inviables a una gran cantidad de proyectos mineros que son necesarios para el desarrollo del país”, comentó.

Por ello, concluyó que éste es un tema fundamental que merece un debate serio y responsable. “La Camimex hace un llamado al Poder Legislativo para que se realice un parlamento abierto, que verdaderamente escuche a todas las voces expertas”, instó.

roberto.morales@eleconomista.mx