La política pública que elija seguir el actual gobierno federal en telecomunicaciones y radiodifusión para conectar personas debiera estar orientada al uso eficiente de la infraestructura ya instalada y en la construcción con estímulos regulatorios y económicos de aquella en regiones escasamente conectadas, para llegar más pronto a los mexicanos que en aún no reciben un producto de Internet, telefonía, televisión o todos los anteriores.

En el pasado, políticas no adecuadas propiciaron la construcción de redes que se superponen o que muy pocos operadores construyeran redes de nueva generación y capacidad, de ahí que un fuerte porcentaje de las redes todavía se enfocan hoy en mercados rentables y que las redes de cobre prevalezcan sobre las de fibra óptica, pese a los 402,500 kilómetros de extensión de ese tipo de redes que la industria ha venido construyendo en su conjunto para modernizarse.

Noé Garza, vicepresidente de operaciones de TI, de Neutral Networks, indicó que 4% de la población mexicana se encuentra en poblaciones alejadas o marginadas. Ese es el porcentaje al que la industria debe llegar con una oferta fija, móvil o combinada, pero con una política pública y estrategia comercial adecuada que respalde cualquier plan de acción.

“Muchos de los errores que se cometieron en el pasado fueron por no contar con una regulación apropiada o por tener operadores con la voluntad de colaborar, factores que juntos crearon muchas redes paralelas. Ahora, si tenemos que construir infraestructura, la respuesta es que sí, pero donde se pueda aprovechar de manera eficiente con fibra y torres y con muchos operadores y donde además que se puedan hacer inversiones más inteligentes”, platicó Noé Garza, de Neutral Networks, mientras participa en el foro de operadores inalámbricos de telecomunicaciones WispMx Expo 2019.

Garza indicó que las redes de fibra han crecido en 161% en diez años, en tanto que los mexicanos con acceso a Internet suman 74.3 millones de personas y ese dato se traduce en una penetración de 65.8% para Internet en México al cierre de 2018, pero aún existe un déficit de cobertura de infraestructura por alrededor del 60%, de acuerdo con análisis de Neutral Networks.

Por fibra, dijo, se realizan 18.3% de los accesos a Internet y ésta es una tecnología que puede mejorar la penetración de ese servicio en cuanto calidad, capacidad y velocidad de transporte de información, por lo que sería una opción viable para conectar al 4% de los mexicanos más marginados por la brecha digital. Si las estimaciones de conectividad se logran, para el final del año 2020 habría 102 millones de personas con acceso a Internet en el país.

Neutral Networks opera directamente 2,000 kilómetros de redes de fibra óptica y 300 radiobases, con los que participa en cinco líneas de negocio, entre ellas servicios mayoristas de alta capacidad para compañías y centros de entretenimiento, por lo que en el mercado de torres compita a Telesites, en tanto que en fibra un competidor es Centurylink, mientras que Megacable, Telmex y Axtel lo son en los productos corporativos.

Recientemente adquirió una serie de activos Telefónica Movistar por un valor superior a los 677 millones de pesos en conjunto con su filial Even Telecom y ahora busca sus oportunidades en el mercado mayorista comercial y eventualmente en el gubernamental.

 “El gobierno de México tiene una enorme necesidad de crecimiento de cobertura y las zonas marginadas y alejadas representan un reto enorme para llegar a esas cabeceras, por eso estamos muy atentos a los operadores y a las iniciativas que emanen del gobierno para ver la posibilidad de que Neutral Networks pueda coincidir y crecer la cobertura como un participante más”.