La industria nacional del vestido terminó 2012 con un aumento de 5.0% en la generación de empleos y del 3.0% en la generación de recursos, a pesar del incrementó del ingreso al país de ropa china tanto de contrabando como por la vía legal.

Así lo señaló el presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive), Sergio López de la Cerda, quien puntualizó que el contrabando de ropa china al país repuntó entre 3.0 y 4.0%, mientras que el ingreso legal de prendas de ese país creció 20%.

Ello acentúa la afectación a los productores nacionales que buscan revertir la pérdida del mercado mediante la innovación y valor agregado de las prendas.

Sin embargo, aunque los productores nacionales están en desventaja por los subsidios a la ropa en China y sus prácticas comerciales desleales, en el sector nacional del vestido se mantienen activas 8 mil 750 empresas y 2012 fue un buen año.

Recordó que la participación de mercado de ropa proveniente del país asiático es de 60%, no obstante para la industria nacional el último trimestre del año fue el mejor en ventas para el sector, motivado por el "Buen Fin" en noviembre, destacó el presidente de la Canaive.

Dijo que la proyección de crecimiento para la industria del vestido este año es de 5% y "el crecimiento más fuerte será en 2014", resaltó.

El representante del sector del vestido recordó la reciente apertura del Centro Nacional de Innovación en el estado de Hidalgo por parte del presidente Enrique Peña Nieto y el gobernador de la entidad, Francisco Olvera.

Es la "primera propuesta cumplida" por parte de la nueva administración, destacó López De la Cerda al asegurar que el sector que representa tiene muy "buenas expectativas en el nuevo gobierno".

"Vemos a un gobierno que está interesado en la generación de empleo y que entiende la naturaleza de cada uno de los sectores, e impulsar al nuestro puede generar empleos en corto tiempo" resaltó.

El nuevo centro, destacó, permitirá avanzar en nuevos diseños, materiales, maquinaria e impulsar diversas innovaciones para la industria del vestido que emigrará de forma paulatina a nuevos conceptos y valor agregado que transformarán al sector.

Dijo que dentro de la agenda nacional, es importante impulsar una política industrial empática con cada sector y la actual administración lo está manejando "con una visión muy clara de fomentar el desarrollo de los diversos actores".

lgl