Ricardo Lambretón López Ostolaza, especialista en la industria de la construcción, resaltó que ese sector debe entenderse por los gobiernos como un agente para reactivar las obras públicas, y generar oportunidades de empleo que ayuden a las personas a superar la pobreza y la marginación.

“La industria de la construcción necesita contribuir para abatir este tipo de situaciones mejorando las condiciones de vida de las familias que habitan en zonas rurales, un ejemplo de ello es el apoyo para brindarles acceso a una vivienda digna a pobladores que se encuentran en condiciones vulnerables”, dijo Lambretón López Ostolaza.

Aseveró que esa industria ayuda a entidades del país que no pueden promover el desarrollo urbano, y muchas veces en dichas zonas los proyectos son abandonados, provocando que tanto la imagen como los ingresos económicos decaigan.

La instalación de redes de agua potable, alumbrado público, pavimentación, así como la construcción de espacios deportivos, plazas, entre otros, son proyectos de infraestructura comunitaria que se deben de tomar en cuenta para restablecer la imagen de las entidades.

“Las zonas con mayor cantidad de proyectos aprobados para fomentar el desarrollo urbano, se han visto favorecidas al aumentar la calidad de vida de los habitantes, al igual que su desarrollo económico”, mencionó Lambretón López Ostolaza.

[email protected]