Más allá de anuncios sobre el retorno de actividades, la industria automotriz exigió al gobierno federal se otorgue certeza jurídica y oficialice al sector como esencial para reabrir las plantas este martes o miércoles, porque los proveedores de autopartes deben abastecer a las plantas armadoras en Estados Unidos cinco días antes.

El presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA), Óscar Albín, dijo que la promesa del mandatario de México, Andrés Manuel López Obrador, fue que la industria de autopartes operaría entre tres y cinco días previos al reinicio de operaciones la actividad en Estados Unidos (el próximo lunes 18 de mayo) y por lo tanto se abriría el miércoles. “Nosotros requerimos abrir la planta para la limpieza y acceso al personal”, dijo videoconferencia.

“Necesitamos certeza en las fechas de reinicio de operaciones, porque lo peor es la disrupción de las cadenas productivas en Norteamérica”, dijo Fausto Cuevas, director de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

El directivo del gremio de automotores demandó “certeza” para saber cuándo el Consejo de Salubridad General anunciará que la industria puede reiniciar labores.

Miguel Elizalde, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), afirmó que las plantas automotrices se encuentran listas para la reapertura con protocolos laborales y sanitarios y, debido a que en Estados Unidos las plantas de vehículos pesados nunca cerraron “no debemos dejar que se busquen otros países (proveedores) como alternativa”, dado el paro de actividades en México.

“Si no abastecemos, habrá pérdidas de empleos y debilitamiento de México en el mercado regional y mundial. Decidir entre el 13 o 18 de mayo será la diferencia para salvar cientos de miles de empleos”, advirtió Elizalde.  El líder de los constructores de vehículos pesados dijo que, junto con las plantas de autopartes, serán de las primeras en arrancar ante la necesidad de contar con vehículos para el transporte de insumos, combustible y personal.

“Dependiendo de cada empresa, hemos visto que este mínimo indispensable (de trabajadores que vuelvan a laborar) puede ser de entre el 20% y el 50% de los empleados que normalmente estaban en cada turno”, comentó Elizalde.

Por su parte, Guillermo Rosales, director de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) dijo que existe la capacidad de reiniciar las actividades en un marco puntual de los protocolos que permitan garantizar la salud de los trabajadores, de los proveedores y por supuesto de los clientes.

Sobre la propuesta del gobierno federal de abrir de manera regional, el presidente de la INA dijo que, segmentar al país en regiones, ciudades o municipios sería totalmente inoperativo, pues “estaríamos deteniendo la manufactura por la falta de algún componente en alguna fábrica”.

[email protected]